El director de la ASFI expone los resultados de la Encuesta Nacional de Servicios Financieros, ayer.(Foto: APG)

• Redacción Central/

El índice que mide el grado de satisfacción de los clientes y usuarios de servicios financieros, en 2021, llegó a 6,81 puntos, sobre un máximo de 10, y fue superior al registrado en 2020, cuando alcanzó 5,99, según datos la Encuesta Nacional de Servicios Financieros (ENSF) 2021, desarrollada por la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) del 22 noviembre al 22 diciembre de 2021.

Esta mejoría se debe principalmente a la atención de las necesidades más importantes de los prestatarios, como fueron la reprogramación y/o el refinanciamiento que han permitido generar un buen espacio de alivio a la carga financiera de los prestatarios. También se ha retomado y mejorado la continuidad en los puntos de atención financiera en la gestión 2021, pues se logró una atención continua durante las 52 semanas del año, alcanzando una cobertura del 81% de municipios del país, informó, Reynaldo Yujra, director general ejecutivo de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI).

“La población en general percibe que la recuperación de la economía y la reactivación de los distintos sectores, es efectiva, es un hecho, es una realidad y, por tanto, ve con mayor optimismo el escenario futuro. Con estos resultados breves podemos concluir que la satisfacción de la población con relación a los servicios financieros, durante esta gestión 2021, muestra índices que revelan una mejoría respecto a la gestión pasada, debido a que se han atendido las necesidades más apremiantes de los prestatarios”, señaló.

Otro aspecto que generó satisfacción en los consumidores financieros fue la percepción acerca de la facilidad con la que puede abrirse una cuenta de ahorros, depósito a la vista o depósito a plazo fijo, calificada con 7,10; y la facilidad para hacer giros, transferencias y pagar servicios básicos, que obtuvo un 7,08 de puntaje.

En 2021 hubo un incremento récord de más de un millón de nuevas cuentas de depósito; el uso de medios electrónicos de pago se intensificó con un incremento en el número de operaciones con tarjetas electrónicas (débito y crédito) en 41% respecto a 2020. El crecimiento de los pagos electrónicos, a nivel de saldo como proporción de los depósitos en caja de ahorros, alcanza a 90%.

“El proceso de reconstrucción y recuperación de la economía ha mejorado sin lugar a dudas la capacidad de pago y las posibilidades de acceso de la población a servicios financieros; por otro lado, la población percibe una mejoría en el cumplimiento de la función social de las entidades, debido a que se ha vuelto a prestar atención a aspectos relacionados con el desarrollo económico y la mejora en la calidad de vida poblacional”, agregó Yujra.

El director de ASFI indicó también que uno de los factores para obtener un mayor índice de cumplimiento de la función social fue el restablecimiento de los niveles mínimos de cartera al sector productivo y a la vivienda de interés social.