Trabajadores de una fábrica de textiles antes de la pandemia en el país. (Foto: Archivo)

 

Franz Acarapi / Bolivia Digital

El sector industrial comenzó a retomar sus actividades productivas de manera gradual bajo el estricto cumplimiento de medidas de bioseguridad, luego de reportar una pérdida aproximada de $us 600 millones desde que el 22 de marzo se inició la cuarentena total para contener la propagación del coronavirus.

Aunque la emergencia sanitaria continúa en el país, empresas de los sectores de alimentos, textiles, madera, minería, construcción, marroquinería, cueros, bebidas, entre otras actividades, reanudaron su trabajo, informó al periódico Bolivia el presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Ibo Blazicevic.

“Volvemos de manera paulatina al trabajo, de una manera todavía no completa”, señaló.

Dijo que algunas industrias, principalmente las pequeñas, aún tropiezan con problemas, como los permisos para la circulación de sus vehículos, además de la autoevaluación de los municipios que se identificaron como zonas de riesgo alto ante la pandemia, lo que implica la movilidad restringida de los consumidores y, por lo tanto, afecta la demanda de los productos de las empresas.

A lo anterior se debe agregar el poco poder adquisitivo de los consumidores debido a que no trabajan con normalidad en el período de cuarentena, aseveró el ejecutivo de la CNI.

“Mientras no logremos que los municipios se declaren en una alerta moderada y tengamos más horas de trabajo, y tengamos la posibilidad de producir más y los consumidores de consumir más, esta situación (crítica) continuará”, afirmó el representante industrial.

BIOSEGURIDAD

Blazicevic explicó que la CNI elaboró un protocolo de bioseguridad acorde con la situación sanitaria que vive el país y que puede ser aplicado en las pequeñas, medianas y grandes industrias, con la finalidad de no poner en riesgo la salud de los trabajadores.

“Las empresas que pueden hacerlo transportan a sus trabajadores, en otros casos ven otras modalidades, como en Santa Cruz y Cochabamba, donde se utilizan motocicletas, bicicletas y los medios que se puedan para llegar al trabajo”, mencionó el presidente de la Cámara de Industrias.

 IMPACTO ECONÓMICO

Según Blazicevic, en este momento no existe la manera de predecir el tiempo que se tomará para que las industrias retornen a la normalidad productiva debido a la pandemia que continúa su propagación en el país y el mundo. En ese marco, informó que las pérdidas económicas en el sector industrial por los casi 60 días de cuarentena total alcanzaron a cerca de $us 600 millones, es decir unos $us 10 millones por día.