Infografía: Yuri Rojas

• Redacción Central /

El Producto Interno Bruto (PIB) en Bolivia al primer semestre de 2021 registró un crecimiento de 9,36% respecto a similar periodo de 2020 y es el tercer índice más alto en Sudamérica, cifra que evidencia el proceso de clara recuperación de la actividad económica, informó ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El informe señala que el crecimiento del PIB ocurre luego de los efectos sanitarios, sociales y financieros que trajo la pandemia del Covid-19 y las medidas negativas de política económica implementadas por la administración gubernamental en la gestión 2020.

Comparativamente al resto de países de la región, el Estado Plurinacional de Bolivia registra la tercera tasa de crecimiento más alta, muestra el éxito de las políticas económicas y sociales implementadas en el país, indicó el INE.

La actividad económica que registró el mayor crecimiento de enero a julio de este año fue la minería con un incremento de 53,02% respecto a similar período de 2020, explicada principalmente por los concentrados de plata, estaño y zinc.

50,02 por ciento fue la tasa de crecimiento de la actividad minera en el primer semestre del presente año.

La reactivación de la demanda interna permitió registrar mayor variación positiva en el transporte y almacenamiento con 35,43%, por el crecimiento en las modalidades de transporte ferroviario, carretero urbano, aéreo y carretero interdepartamental.

El fuerte impulso brindado por la inversión pública, así como el dinamismo de la actividad privada permitieron que la construcción registre un crecimiento de 35,29%.

La industria y el Comercio registraron fuertes repuntes producto de la recuperación de la demanda interna y la reactivación de las empresas estatales, que fueron paralizadas durante la gestión 2020, cuando no reportaron aportes al crecimiento.

Según tipo de gasto, en el primer semestre del año se reportó un crecimiento en exportaciones de bienes y servicios con 20,29%, formación bruta de capital fijo (inversión) con 16%, e importaciones de bienes y servicios con 11,75%.

El gasto de consumo de los hogares creció en 8,48% debido a la reactivación de la demanda interna.

linkedin