El INE presentó la actualización de la canasta básica de alimentos y líneas de pobreza. Foto: INE

Bolivia Digital

El Instituto Nacional de Estadística (INE) presentó este miércoles la actualización de la canasta básica de alimentos y líneas de pobreza, cuyo resultado señala que para 2019, el 12,9% de la población en Bolivia está en condición de pobreza extrema y 37,2% en situación de pobreza.

El director general ejecutivo a.i. del INE, Rubén Aguilar, se refirió hoy a la actualización de la canasta básica de alimentos y de las líneas de pobreza con base a la Encuesta de Presupuestos Familiares 2015-2016. Indicó que el indicador de la pobreza para 2018 con la actualización sería de 39,9%, tomando en cuenta que con la metodología antigua, con rezago de 30 años, dicho índice llegó al 34,6%.

Los datos del INE sostienen que el índice de extrema pobreza en 2018 llegó a 15,2% con el método antiguo, mientras que con la actualización éste sería de 15,3%.

“Con la metodología antigua, con las consideraciones y lineamientos de hace 30 años, para 2018 decíamos que un 34,6% de la población se encontraba en el umbral de la pobreza, sin embargo, al actualizar esta canasta básica de alimentos acorde a la realidad actual (…) nos da cuenta que para 2018 es un 39,9% de la población que se encontraría en el umbral de la pobreza”, manifestó Aguilar.

Explicó que los actuales indicadores de pobreza se sustentan en una estructura de canasta básica de alimentos que resulta de la Encuesta de Presupuestos Familiares de 1990-1991, es decir hace 30 años.

“La actualización de esta canasta básica de alimentos se lo realizaba con el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de 1991, cuya base era igual a 100. En ese entonces éste IPC albergaba solamente 332 productos y su cobertura recaía en las tres ciudades capitales; La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, del eje, y también El Alto”, mencionó Aguilar.

Indicó que el INE debió realizar la tarea de actualización de la canasta en al menos dos oportunidades, tomando en cuenta que ya contaba con la encuesta de hogares 2003-2004 y de presupuestos familiares de 2015-2016.

“También el año pasado el INE ya disponía de los resultados de la encuesta de hogares de 2018, entonces, como señalamos enfáticamente en el último bullet de la presente lámina, por razones distintas a la técnica el INE rezagó la actualización de la canasta básica de alimentos y de las línea de pobreza”, apuntó.

Dijo que la actualización de la canasta básica debe realizarse cada 10 años, sin embargo el INE hizo esta tarea luego de 30 años.

En esa línea, mencionó que en materia de pobreza extrema, con la metodología rezagada, para 2016 se dio cuenta que un 18,3% estaba en ese umbral; sin embargo, con la actualización dicho índice habría aumentado a 19%.