La ciudadanía paceña adquiere alimentos en un centro de abasto. (Foto: Carlos Barrios)

Franz Acarapi / Bolivia Digital

Luego de que diciembre (-1,54%), enero (-0,03%) y febrero (-0,06%) reportaron indicadores negativos, en marzo el Índice de Precios al Consumidor (IPC) registró una variación positiva de 0,12%, principalmente por el incremento de precios de alimentos como el tomate, plátano, cebolla, zanahoria, carne de res sin hueso y arveja.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) señalan que la variación acumulada entre enero y marzo alcanzó a 0,02% y a doce meses 1,44%.

La inflación de marzo se explica por el aumento de los precios en las divisiones de alimentos y bebidas no alcohólicas (0,41%), comunicaciones (0,31%), muebles, bienes y servicios domésticos (0,25%), salud 0,20%, recreación y cultura (0,15%), entre las principales.

Por el contrario, presentaron decremento de precios las divisiones de transporte, prendas de vestir y calzado, bienes y servicios diversos, alimentos y bebidas consumidos fuera del hogar y vivienda y servicios básicos.

Asimismo, los alimentos como el tomate, plátano/guineo/banano, cebolla, zanahoria, carne de res sin hueso y arveja verde registraron el mayor incremento de precios en marzo, mientras que presentaron una reducción la carne de pollo, el servicio de transporte interdepartamental, la uva, quesos, calzados/sandalias para niños y poleras para vestir.