SEG-XX-F1-SENKATA_AFP

 

ABI/Bolivia/Edición Impresa
Tras una inspección a la planta de Senkata en la ciudad de El Alto, el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, informó ayer que tres vehículos fueron quemados y  500 garrafas de GLP sustraídas cuando grupos movilizados intentaron tomar esas instalaciones, pese al fuerte resguardo militar.

“Tenemos daños en muros, tenemos tres vehículos quemados y unas 500 garrafas que fueron sustraídas cuando hubo una avalancha de gente con actitudes vandálicas”, dijo la autoridad, según un reporte del canal estatal Bolivia TV.

El martes, grupos de personas con el rostro cubierto intentaron afectar esa planta y derribaron una de sus paredes a punta de dinamita, además quemaron motorizados de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y se apoderaron de balones de gas.

Cisternas
Zamora también visitó las instalaciones de esa planta para verificar la salida de las cisternas con combustible y los camiones con garrafas de gas, destinados a abastecer a las ciudades de El Alto y La Paz.
El ministro aseguró que tanto los vehículos como las garrafas serán restituidas en los siguientes días; sin embargo, indicó que igualmente es importante buscar a los responsables de estos actos y sancionarlos como corresponde, para evitar que vuelvan a ocurrir situaciones “vandálicas”.

Determinar responsabilidades
“Hay que buscar responsabilidades sobre vandalismos que en algunos casos sucedieron por excesos de desubicados, seguramente gente dedicada a otra cosa que no son reivindicaciones”, agregó.
Asimismo, destacó la voluntad de los funcionarios de YPFB, las Fuerzas Armadas y la Agencia Nacional de Hidrocarburos, con quienes se coordina —junto al Ministerio de Hidrocarburos— la agilización en la distribución de combustible y garrafas al departamento de La Paz, a fin de evitar que la población continúe sufriendo por el desabastecimiento.

Mantener la calma
En esa línea, pidió a la población mantener la calma, ya que —según se conoció en las últimas horas— los vecinos estarían “secuestrando” los camiones que transportan garrafas, por lo que aseguró que existe la reserva necesaria para abastecer a toda la población.
“En tres días más estaremos normalizando esta situación”, anticipó.