Redacción central – Edición impresa

Con el fin de que la exministra de Comunicación Gisela López se presente en la Fiscalía de La Paz para que declare en el marco de las investigaciones por el denominado caso Neurona, se pedirá la colaboración de Interpol, toda vez que la exautoridad se encuentra en Argentina.

“Se tienen que agotar los recursos acá y ya se elaboró el acta de incomparecencia, por lo tanto, corresponde la aplicación de la orden de aprehensión. Al no presentarse a declarar, el Ministerio Público requerirá su aprehensión”, manifestó a los periodistas el fiscal Samuel Lima.

López es investigada por la firma de contratos irregulares que se efectuaron durante su gestión con la empresa mexicana Neurona, lo que provocó un daño económico al Estado de aproximadamente 12 millones de bolivianos solo por la firma de un producto comunicacional.

También se investigan otros montos económicos por la elaboración de spots publicitarios y clips sobre la reivindicación marítima, entre otros.

Hace dos semanas se determinó la detención domiciliaria con salida laboral de cuatro funcionarios del Ministerio de Comunicación vinculados a la firma de contratos.