Dirigencia de la marcha indígena ingresa a Santa Cruz. (Foto: Archivo)

• Romina Montoya /

La directora nacional de Lucha Contra la Trata y Tráfico de Personas del Viceministerio de Seguridad Ciudadana, Carola Arraya, denuncia que la dirigencia de la marcha indígena afín al gobernador cruceño Luis Fernando Camacho decidió desconocer la comisión enviada por el presidente Luis Arce, lo que ocasionó que nuevamente se suspenda el diálogo y la instalación de la mesa de trabajo.

La autoridad lamentó que, pese a que la comisión gubernamental asistió la mañana de ayer a la Universidad Gabriel René Moreno, tal cual fue la convocatoria de los marchistas indígenas, no llegaron los dirigentes, sino simplemente un delegado que pidió una nota formal que acredite la designación de los ministros y viceministros que participarán en el diálogo.

“Necesitan por escrito saber quiénes serán los delegados para acudir al diálogo, lo cual nos parece extraño porque en ningún momento se cuestionó a las autoridades de gobierno que en todo momento acompañaron la marcha en su recorrido, por lo que esta posición de exigir ahora una acreditación por escrito pretende una dilación y falta de convicción para que se instale la mesa de trabajo”, aseguró.

Arraya ratificó una vez más la voluntad del Gobierno para dialogar y afirmó que esperara que la dirigencia marchista se reúna para iniciar el diálogo.

“De parte del Gobierno existe toda la predisposición para dialogar, aunque exista una clara división e intransigencia de parte de la dirigencia que lideriza la marcha indígena, pues otro grupo de marchistas demostró su voluntad para que sus demandas sean debatidas con el Gobierno”, dijo.

El viceministro de Autonomías, Álvaro Ruiz, se refirió al plan estratégico presentado este fin de semana en Santa Cruz por la dirigencia de la Cidob. Explicó que sus propuestas están siendo analizadas y que unas demandarán más tiempo que otras para su atención.

“Por ejemplo, del Fondo Indígena que quieren incrementar el porcentaje, decisión que no sólo se tomará con la parte administrativa, sino que ésta afecta el presupuesto general del Estado y a otros sectores. Por tanto, se atenderán temas de manera inmediata y otro mayor tiempo, pero de forma gradual”, agregó.

Al respecto, el exministro de Gobierno Carlos Romero dijo que los marchistas recibieron la orden política de no dialogar, instrucción impartida por el presidente del Comité Cívico Rómulo Calvo y por el Gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho.

“Los que están en la marcha no tienen autonomía de decisión. Son gente que está apoyada logísticamente y depende de las decisiones políticas del Comité Cívico pro Santa Cruz, de la Gobernación de Santa Cruz y de los actores políticos de derecha”, afirmó.

linkedin