(Fotos: Grupo para los Llanos de Moxos)

• Estéfani Huiza Fernández/

Los llanos de Moxos se constituyen en un extenso humedal donde se ubican cuatro regiones biogeográficas: la amazonia, el cerrado, la chiquitania y el chaco. La presencia humana en esa zona se remonta a 10.000 años, por ello un grupo de investigadores indaga el desarrollo de su cultura y evolución a partir de las lomas monumentales y los sedimentos lacustres.

El geógrafo italiano Umberto Lombardo, investigador de la Universidad Autónoma de Barcelona, y el paeloecólogo Frank Mayle, investigador de la Universidad de Reading (Reino Unido), desarrollan una serie de investigaciones sobre los estudios en las lomas monumentales y sedimentos lacustres de los llanos de Moxos, que arrojan una nueva luz sobre la ocupación humana precolombina en la región.

La investigación es desarrollada por el Centro de Investigación en Biodiversidad y Medio Ambiente de la Universidad Autónoma del Beni, José Ballivián (Cibioma-UABJB) y el Grupo de Trabajo para los Llanos de Moxos (GTLM).

El proyecto de Lombardo se centra en la investigación de los factores ambientales frente a los culturales y su determinación en el crecimiento de la población prehistórica.

“La región de la amazonia alberga un registro arqueológico compuesto por 4.700 yacimientos que abarcan 8.300 años, este registro es único en el mundo y nos ofrece una primera oportunidad de cuantificar patrones demográficos (clima, paisaje, cultura y tecnología)”, explicó en una conferencia magistral que se celebró en el auditorio de la UABJB.

El experto además destacó que en cuanto a su cultura alimenticia estas poblaciones antiguas producían más maíz, aunque ese dato todavía no está verificado. “No sabíamos dónde y cómo cultivaban este alimento, pero encontramos evidencia de que utilizaron distintos tipos de sabanas y una tecnología de drenaje y almacenamiento de agua que les permitió dos cosechas anuales”, explicó.

Historia de la antigua Moxos

Según la plataforma digital del Grupo para los Llanos de Moxos, en la actualidad, la mitad de los 36 pueblos indígenas de Bolivia se encuentra en el departamento del Beni.

El investigador Frank Mayle tiene el objetivo de profundizar la relación entre las sociedades precolombinas, el cambio climático y la disponibilidad de los recursos naturales. Para ello analiza los sedimentos lacustres para determinar la historia natural de los llanos de Moxos a lo largo del Holoceno (los pasados 12.000 años).

El investigador Frank Mayle.

“A partir del análisis del micropolen, de los fitólitos y del carbono presentes en las muestras determinaremos los cambios en la vegetación, los eventos climáticos y los fuegos que moldearon el paisaje hace miles de años”, recalcó Mayle en su exposición.