7a12203fb6e0bedb78398662568e7ef1fd98acbb

 

El País – Edición impresa

Al menos 23 manifestantes murieron y otros 127 resultaron heridos el viernes tras un tiroteo en una plaza de Bagdad, epicentro de las protestas contra el Gobierno, según el último balance proporcionado ayer por fuentes médicas y policiales.

Se trata del incidente más sangriento de las últimas semanas de protestas en el país. Las víctimas mortales se suman a las, aproximadamente, 460 constatadas el viernes por la organización semioficial de la Alta Comisión Iraquí para los Derechos Humanos, responsable del seguimiento de víctimas durante las manifestaciones, desde que se iniciaron las protestas hace un par de meses. Entre las víctimas mortales del ataque hay tres agentes de policía, según las fuentes. Los hombres armados viajaban en vehículos todoterreno y dispararon contra los manifestantes, pero todavía se desconoce su afiliación, aunque activistas han señalado en las redes sociales que podrían pertenecer a grupos o milicias chiíes.

Las tropas del Ejército iraquí se desplegaron ayer en la plaza Al Jilani de la capital, después del tiroteo perpetrado el viernes por un grupo de hombres armados, que amenazó con provocar una vez más el caos en la ciudad. Las fuerzas de seguridad se desplegaron en la plaza y sus alrededores para proteger a los manifestantes pacíficos, explicó el jefe de Operaciones de Bagdad, el general Qais al Mahamdoui, a la agencia de noticias estatal iraquí INA.

Las protestas, que comenzaron en octubre, exigen una reforma política total en Irak para acabar con la corrupción endémica en el país y la desigualdad en la distribución de los beneficios del petróleo. Asimismo, solicitan la dimisión del Gobierno en pleno, la disolución del Parlamento y, en términos generales, la desaparición del sistema político establecido tras la invasión de Estados Unidos en 2003.

La mayor parte de las víctimas mortales son consecuencia de la represión ejercida por las fuerzas de seguridad, que emplearon con asiduidad munición real para dispersar a los manifestantes. El Gobierno, a su vez, defendió esta respuesta y aseguró que entre los manifestantes había “delincuentes escondidos” con la misión de iniciar altercados a tiros.