Nadie olvidará al exministro de Obras Públicas durante el gobierno de facto que se hizo famoso por caricaturizar la lucha contra la pandemia, batalla que, por malas decisiones de la gestión de Jeanine Añez y sus secuaces, casi se perdió. En esos momentos críticos, sacó tres muñecos de Marvel: Thanos, Hulk e Iron Man. Dijo a los bolivianos que deben «elegir entre Thanos o The Avengers».

«Tenemos que cuidarnos contra este Thanos. Lo que les estamos mostrando no es ficción, es realidad. Esto significa caos y muerte (decía mientras mostraba el muñeco de Thanos). Esto es orden, respeto y pensar en el bien común», afirmaba al hacer referencia a Iron Man y Hulk.

Tampoco se podrá olvidar la alevosía con la que iba a los negocios exigiendo que cesen sus actividades, pateando las puertas metálicas y amenazando a cuanto ciudadano se le pasaba por delante, sin tomar en cuenta las denuncias por acoso y corrupción que todavía siguen su curso.

Por azares, el autonombrado ‘Negro’ Arias ganó las elecciones a la Alcaldía paceña, un hecho que sin duda no tiene nada de malo, ya que, como establecen las normativas bolivianas, cualquier ciudadano tiene derecho a ser elegido autoridad.

Sin embargo, la incapacidad demostrada en más de un año de gestión pone a los paceños en aprietos, toda vez que no se ven obras, los padres de familia se quejan de su descuido con las unidades educativas, hizo gestión casi nula para afrontar el Covid-19, fue filmado en fiestas mientras la ciudad estaba en emergencia y ahora pone en riesgo al Bioparque Municipal Vesty Pakos.

Alrededor de 88 animales de la fauna silvestre, entre mamíferos, aves y reptiles, murieron en estos cinco meses, por lo que el Colegio de Biólogos de La Paz exigió que se haga una auditoría al bioparque, antes conocido como el Zoológico de Mallasa.

El alcalde paceño Iván Arias minimizó las denuncias y las muertes de animales. Dijo, con su sonrisa irónica, que se debe a la mala condición en la que llegan los animales y señalo que en las gestiones pasadas se registraban más de 180 decesos al año.

“En el transcurso del año murieron 50 animales, la mayoría lagartijas, animales menores, luego murieron algunas aves y algunos animales mayores (…) No es la primera vez que mueren animales, en los años anteriores se han muerto más de 180, el bioparque es un área muy conflictiva”, argumentó.

Los especialistas reprocharon estas declaraciones, explicaron que estas muertes se deben a la mala atención porque el lugar no tiene personal especializado en cuidado de la fauna silvestre.

Indicaron que si bien se generaban decesos en gestiones pasadas, no eran cifras tan alarmantes como las de ahora con la muerte de jaguares, lagartijas, monos nocturnos, entre otras especies en peligro de extinción. Algo que parece no preocuparle al Alcalde, pues por estos hechos está en peligro la continuidad del bioparque. Arias debe entender que hacer política no es lo mismo que hacer gestión.

Hoy el Alcalde se encuentra acorralado luego de que el director general de Biodiversidad y Áreas Protegidas del Ministerio de Medio Ambiente y Agua, Omar Yuma, consideró que el bioparque debería cerrarse de manera temporal hasta que se hagan las investigaciones para determinar la causa de esas muertes y se anunció un proceso contra la autoridad edil por biocidio y negligencia, denuncia que sumará a las otras que tiene acumuladas cuando era ministro en el gobierno de facto.

Este tema, sensible para todos los paceños, se refleja en las críticas y protestas de las que ni Thanos ni los Vengadores podrían salvarlo. Las investigaciones ya fueron anunciadas y queda esperar cómo el Alcalde podría solucionar esos conflictos antes que se agranden y sumen otra mancha negra en su historial como autoridad, primero nacional y ahora local.

LinkedIn