• Romina Montoya

Armando Isla Oyola fue víctima de los hechos violentos en el departamento de Potosí durante el golpe de Estado. Fue perseguido político e intentaron quemar su casa grupos afines al Comité Cívico Potosinista, liderado por Marco Antonio Pumari.

Consternado por lo vivido en 2019, relató que las agresiones por estas hordas violentas comenzaron en el cierre de campaña del Movimiento Al Socialismo (MAS), donde lo golpearon, insultaron  e incluso hicieron un seguimiento a todos los dirigentes que apoyaban al partido de gobierno.

Contó que grupos simpatizantes y aliados del exlíder cívico Marco Antonio Pumari intentaron quemar su casa, pero su padre que era dirigente minero y su madre que también era de las minas lograron que estas personas retrocedan en su intento.

Lamentó la actitud que asumieron, pues no sólo se puso en riesgo la integridad del señor Isla, sino de toda su familia. Afirmó que el responsable de todo lo sucedido en el departamento de Potosí fue Marco Antonio Pumari.

“El que ha provocado es el señor Pumari a través de los medios de comunicación, que fueron un instrumento del golpe de Estado, porque cuando sale el señor Pumari y convoca a la concentración masiva para ir a tomar el Tribunal Electoral Departamental de Potosí, se han reunido y han ido a quemar”, dijo en entrevista en Bolivia TV.

Según Isla, los medios de comunicación se parcializaron cuando se gestaba el golpe Estado. Dijo que resultaba curioso que los canales televisivos no hacían la cobertura cuando se quemaron las papeletas de sufragio y el edificio del Tribunal Electoral.

Reflexionó que los potosinos no deben dejar pasar esos hechos y no dejarse sorprender con este tipo de artimañas. Indicó que una “élite” violenta los discriminó, tratándolos de “indios, ignorantes y de masistas”.

Isla cuestionó el discurso falaz que manejaba Pumari respecto al litio, ya que mintió de manera descarada al afirmar que estaba siendo entregado por el Gobierno a empresas extranjeras y que estaba concesionando por 70 años todo el salar de Uyuni. El objetivo de Pumari era movilizar a la gente contra el gobierno de Evo Morales