Oficina de la Sociedad de la Media Luna Roja de Catar, en la Franja de Gaza. (Foto: RT)

• RT

Israel atacó ayer la oficina de la Sociedad de la Media Luna Roja de Catar en la Franja de Gaza, lo que provocó la muerte de dos palestinos, mientras que otros 10 resultaron heridos, según informó la organización.

La Sociedad de la Media Luna Roja de Catar, que proporciona asistencia humanitaria y médica a los palestinos, condenó el ataque; señala que su oficina fue “destruida” y aseguró que “continuará operando el socorro de acuerdo con el Derecho Internacional Humanitario”.

Por su parte, el secretario general de ese organismo, Ali bin Hassan al Hammadi, declaró que el ataque de Israel representa una “flagrante violación” del derecho internacional y “puede constituir crímenes de guerra y también crímenes de lesa humanidad”.

Una “enérgica condena” de las acciones israelíes también fue expresada por el Ministerio de Exteriores de Catar, que subrayó que “paralelamente al ataque a la Media Luna Roja, otra operación (de Tel Aviv) provocó daños y destrucción de partes” de un hospital.

La Cancillería además recordó que Israel también bombardeó la torre Al Jalaa, que albergaba varias instituciones de medios, incluidas las oficinas de Al Jazeera en la Franja de Gaza, y en este sentido recordó que “atacar a instituciones humanitarias y a medios de comunicación es una clara violación del derecho internacional, las normas y los valores humanitarios”.

“Catar insta a la comunidad internacional a que condene este acto inmoral y realice más esfuerzos para poner fin a los continuos crímenes de Israel en los territorios ocupados y proteger a los civiles, periodistas, médicos y trabajadores humanitarios”, comunicó el Ministerio.

Bolivia pide cesar los bombardeos

“Es urgente frenar la violencia desatada contra el pueblo palestino. Exigimos al Gobierno de Israel el respeto del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos. La comunidad internacional debe reaccionar ante la magnitud de la violencia desatada”, señala un comunicado del Gobierno boliviano mediante su Cancillería.

Demanda también de la Secretaría General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) reunión de emergencia del Consejo de Seguridad para exigir el cese inmediato de los ataques.