El viceministro Javier Issa. (Foto: APG)

Bolivia Digital

El viceministro de Régimen Interior, Javier Issa, a tiempo de censurar la actitud de algunos dirigentes de la región cochabambina de K´ara K´ara, quienes desde el lunes se niegan a dejar pasar los camiones con basura, mientras que los desperdicios sólidos se acumulan en las calles y avenidas, señaló que si es necesario los ministros irán a negociar, como se pidió ayer por la noche, aunque dejó en claro que dichas personas lo único que quieren es convulsionar el país sin importarles la salud de los pobladores.

“Los bloqueos persisten e impiden el recojo de la basura de Cochabamba, que se genera hasta en una cantidad de 600 toneladas al día; esa acumulación es vector de contagio de enfermedades”, señaló.

Agregó que no es posible que en una pandemia los malos dirigentes que están movidos solo por hacer “política barata” a raíz de la pandemia atenten contra la salud pública.

“Ese atentado es un delito que se paga con hasta 10 años de cárcel. Las personas que atenten van a pasar 10 años presos y nos encargaremos de que paguen por su responsabilidad, ya que están generando más riesgo para la salud boliviana”, afirmó.

En K´ara K´ara se impide el paso de los camiones con basura como medida radical que demanda el levantamiento de la cuarentena, el funcionamiento de los hospitales durante las 24 horas, la intensificación de la fumigación, aunque después se pidió la renuncia de la presidenta Jeanine Áñez y la realización de las elecciones generales.

“A esos malos dirigentes no les interesa la salud, por ello hacemos un llamado a la cordura”, afirmó.