Foto: Correo del Sur

Puntazos

Al más puro estilo James Bond, el alcalde de la Villa Imperial, Jhony Llally, descubre un siniestro plan para espiarlo en su propio despacho, alguien le dio la pista y él denunció el escándalo a través de los medios de comunicación.

Aún no se revelaron los detalles de cómo fue el asunto, pero aparentemente no fue necesario contratar agentes  especiales para esta misión. Llally sospecha que quienes instalaron los micrófonos para las escuchas de sus conversaciones fueron las exautoridades de ese municipio.