Migrantes a punto de abordar un autobús de la patrulla fronteriza, en Texas. (Foto: RT)

• RT/

Las familias migrantes separadas merecían una compensación por el daño padecido, así lo afirmó hace dos meses el presidente de Estados Unidos (EEUU), Joe Biden, públicamente; sin embargo, en la Justicia su administración plantea cerrar los casos y desestimar los pedidos de indemnización, según un reciente reportaje de The Washington Post.

En concreto, los extranjeros separados de sus seres queridos han presentado unas 20 demandas y cientos de reclamos administrativos. Piden que el Estado repare, económicamente, las consecuencias psicológicas padecidas y, en algunos casos, las físicas.

No obstante, el Departamento de Justicia, que depende del Gobierno central, ya intentó rechazar varios de los casos en los estados de Pensilvania y California. De hecho, los abogados de las familias esperan que la administración de Biden adopte una estrategia similar en otros litigios.

Bajo la anterior gestión republicana, unos 5.500 niños fueron separados de sus padres en un intento por desalentar la migración masiva.

Biden, en su campaña electoral, había calificado a esta situación como una “tragedia humana”. Ya en la Presidencia lanzó un equipo de trabajo con el objetivo de reunir a las familias separadas.

Así, durante ocho meses el Departamento de Justicia negoció con los abogados de los migrantes, pero los diálogos se trabaron luego de que trascendiera la posibilidad de que el Estado les pagara hasta 450 mil dólares a cada familia.

linkedin