Ahora EL PUEBLO /

En una entrevista en el programa Somos Democracia, que se difunde en Bolivia TV, Apolinar Colque narró cómo su hijo de tan sólo 22 de años fue víctima de los incidentes que se registraron en noviembre de 2019.

El padre relató que su hijo de nombre Joel vivía en Santiago de Llallagua, estudió en el colegio Calama y salió bachiller en 2016 y después dos años estuvo en el cuartel prestando su servicio militar y estudiaba en Infocal la carrera de metal mecánica.

Sin embargo, al no tener los recursos necesarios para seguir sus estudios, el joven decidió trabajar, pero nunca pensó que ello lo llevaría a perder la vida, pues cayó en la extranca de Senkata producto de un impacto de bala cuando retornaba a su casa.

Al conocer la noticia, el progenitor se trasladó de su pueblo en lo que pudo hasta La Paz, llegó a Senkata y le dijeron que el cuerpo de su hijo se encontraba en la iglesia juntamente con otros 10 fallecidos.

“Era una pena, nunca pensé que Joel moriría, así perdí a mi hijo, yo lo saque y me lo llevé a mi pueblo para enterrarlo”, dijo.

Con la voz entrecortada, el padre pidió justicia porque su hijo no fue ningún animal por la forma como falleció en ese noviembre de 2019, producto de un disparo de arma de fuego por las fuerzas del orden.

Ahora lo recuerda con mucha nostalgia, porque cuando llegaba a su pueblo llevaba a su padre a la iglesia, pues era cristiano y le gustaba tocar el saxofón.

linkedin