INT - Chile - AFP

 

AFP / Chile/Edición Impresa
Incendios, ataques a comisarías y un robo millonario a un banco se registraron en el inicio de este fin de semana, en otra noche de violencia con nuevos heridos y detenidos en medio de la crisis social en Chile, informó ayer la Policía.

Luego de una protesta el viernes en la comuna de Maipú, en el sur de la capital chilena, los disturbios y actos delictivos se multiplicaron entrada la noche y continuaron en la madrugada. Entre ellos, un grupo de personas asaltó un banco, y se llevó 150 millones de pesos (unos 190 mil dólares), además de 16 mil dólares, 3.800 euros y dos armas.

El hecho está “enmarcado en las manifestaciones que se realizan a diario en la plaza de Maipú, en la cual estos sujetos aprovecharon para cometer dicho delito”, informó el teniente Cristóbal Lillo, oficial de la Policía.

Nuevos saqueos se produjeron en comercios, supermercados y oficinas públicas del centro de Santiago luego de una concentración masiva en plaza Italia, epicentro de las manifestaciones en la capital chilena.  

En tanto, dos centros comerciales y dependencias de un centro cultural en la Alameda, la principal arteria capitalina, fueron incendiados por encapuchados, según un balance de la Policía entregado ayer.
Además, manifestantes atacaron furiosamente siete comisarías en Santiago y en las ciudades de La calera (centro), Bulnes y Los Ángeles (sur).
La violenta jornada dejó un saldo de 127 heridos (entre civiles y uniformados) y cerca de 300 detenidos a escala nacional, según el informe policial.

Desde el 18 de octubre, cuando comenzó el estallido social, el peor en tres décadas en Chile, se registraron 23 muertos, más de 2.000 heridos y más de 200 personas con graves lesiones oculares, producto de disparos de perdigones que la Policía se comprometió a dejar de utilizar para repeler las manifestaciones.

Reportan escasez de insumos

La Cruz Roja de Chile informó ayer que se están acabando sus insumos médicos debido al alto número de atenciones que tiene que prestar a diario para curar a heridos durante las protestas sociales del país, en cuyo marco se producen hechos violentos y enfrentamientos con la Policía.

“Estamos complicados. Un día (hay) más, un día (hay) menos, pero todos los días se sale a la calle y hay algún tipo de atención (sanitaria), muchas o pocas. En los puntos más altos hemos tenido más de 500 atenciones en una jornada, por lo tanto el material ya no nos queda, se nos está acabando”, señaló a la prensa el presidente de la Cruz Roja de Chile, Patricio Acosta.

Acosta dijo que hasta el momento se gastaron 7 millones de pesos chilenos en material sanitario (unos 8.700 dólares) e hizo un “llamado urgente” a la comunidad para que les aporten “elementos y utensilios de primeros auxilios”, como gasas, apósitos, tela adhesiva o suero fisiológico.

17.434 imputados
La Fiscalía chilena informó que 25.505 personas fueron llevadas a Audiencias de Control de Detención (ACD) por diversos delitos entre el 18 de octubre, día que comenzaron las protestas en el país, y el 15 de noviembre, de las que a 17.434 personas se les inició una investigación.

La formalización se da en presencia de un juez y supone la comunicación al imputado de la apertura de una investigación en su contra, mientras que la ACD es aquella a la que es conducido todo detenido con el objetivo de que un magistrado verifique la legalidad de la detención.

Entre el total de formalizados, para 1.431 se decretaron prisiones preventivas, en tanto que en otros 15.481 casos se estableció la prohibición de asistir a determinados lugares, de acercarse a la víctima y de salir del territorio nacional, entre otras disposiciones dictadas por los tribunales de justicia.