La audiencia se desarrolló vía internet. (Foto: Ministerio Público)

Roberto Medina / Bolivia Digital

Inédito. Un juez empleó un sistema digital de comunicación para emitir una sentencia de dos años contra dos ciudadanos que atentaron contra la salud pública: incumplieron las restricciones impuestas por el Gobierno para frenar la propagación del coronavirus en el país.

El Juzgado Primero de Instrucción en lo Penal de Santa Cruz dictó así su “primera sentencia virtual” contra Adolfo Enrique Gonzáles Montaño y Paola Gonzales Montaño por los delitos de atentado contra la salud pública e instigación a delinquir, cometidos durante la cuarentena.

La Fiscalía General del Estado informó, a través de un comunicado, que para esta primera sentencia se utilizó la aplicación Zoom, que posibilitó a la Fiscalía cruceña fundamentar sus actos investigativos en la audiencia transmitida a través de internet.

El fiscal asignado al caso, Osvaldo Tejerina, explicó que de esta manera se cumple con la Ley 1173, que permite a las audiencias desarrollarse de forma virtual.

“La aplicación Zoom nos permite desarrollar, virtualmente, una audiencia. La experiencia fue positiva, ya que se pudo fundamentar la imputación sin complicaciones. Es una tecnología que puede permitirnos y ayudarnos a prevenir y cuidarnos ante la situación de pandemia que atravesamos a nivel mundial”, afirmó.

La fiscal departamental de Santa Cruz, Mirna Arancibia, dijo que en la audiencia de medidas cautelares se presentaron todos los elementos de convicción que demuestran que los sentenciados son autores del hecho, además de que ambos, mediante su abogado, reconocieron haber cometido el delito y solicitaron someterse a la salida alternativa de procedimiento abreviado.

De acuerdo con el cuaderno de investigaciones, ayer (viernes) por la mañana, en la avenida Virgen de Lujan y octavo anillo, un grupo de personas, liderada por la pareja, se encontraba organizando e incitando a los diferentes vecinos de esta zona a causar desórdenes en vía pública.

Durante varias horas se obstruyó el paso de vehículos públicos y oficiales que cumplían servicios en el marco del actual estado de emergencia sanitaria.