Los exministros del gobierno de facto, Arturo Murillo y Fernando López. (Foto: RRSS)

Ahora EL PUEBLO digital/

Luego de una audiencia cautelar realizada este viernes, la jueza Claudia Castro determinó declarar en rebeldía a los exministros del gobierno de facto Arturo Murillo y Luis Fernando López porque no se presentaron al llamado de la autoridad dentro del caso Gases Lacrimógenos.

“La autoridad jurisdiccional no solo ha emitido la declaratoria de rebeldía sino también las anotaciones preventivas en contra de los bienes de los coimputados, la emisión del mandamiento de aprehensión y los efectos que conlleva esta declaratoria de rebeldía”, informó el fiscal Anticorrupción Eddy Junior Flores, en conferencia de prensa.

“Estamos en una etapa preparatoria donde el Ministerio Público está acumulación mayores elementos de convicción, eso no impide que el sujeto declarado en rebelde pueda comparecer ante la autoridad jurisdiccional y poder proseguir con los actos investigativos”, añadió el fiscal.

Los exministros son investigados por los delitos de conducta antieconómica y contratos lesivos al Estado, puesto que perpetraron un millonario robo en plena pandemia por el Covid.

En la gestión anterior, los exministros, junto con sus cómplices, canalizaron la compra, mediante una empresa intermediaria, de gases lacrimógenos a la firma Cóndor.

Bravo Tactical Solutions (BTS), de propiedad de Luis y Bryan Berkman, compró el material en $us 3,3 millones y lo vendió a Bolivia en $us 5,6 millones. La ganancia de $us 2,3 millones se repartieron entre todos los miembros del “clan mafioso”.

linkedin