El ministro de Justicia y Transparencia Institucional, Álvaro Coímbra. (Foto: Archivo)

ABI

El Ministerio de Justicia rechazó este miércoles el informe de la Clínica Internacional de Derechos Humanos de Harvard y de la Red Universitaria por los Derechos Humanos (UNHR), «por ser tendencioso, poco serio por sus errores y carente de imparcialidad y objetividad».

A través de un comunicado de prensa, el Ministerio de Justicia observó la «recomendación» inhumana de exponer a la población a contraer el COVID-19.

Ambas organizaciones publicaron el 27 de julio un comunicado de prensa referente a un reporte de supuestos abusos a derechos humanos en noviembre de 2019 en Bolivia.

Sin embargo, el documento no toma en cuenta el origen del conflicto, como el proyecto de poder del régimen de Evo Morales, el cual generó más de 100 asesinatos, decenas de prisioneros políticos, más de 1.000 exiliados e incontables casos de hostigamiento, censura y restricciones contra periodistas y medios de comunicación por medio de una sistemática violación a los derechos humanos.

«Por lo tanto, omitir el origen del conflicto implica que el señor Thomas Becker, la Clínica Internacional de Derechos Humanos de Harvard y de la Red Universitaria por los Derechos Humanos (UNHR) han incurrido en un error inadmisible y han generado que su investigación sea poco seria», señala un comunicado del Ministerio de Justicia.

Respecto a los lamentables hechos de Sacaba y Senkata, ambas organizaciones desconocen que actualmente se realiza las correspondientes investigaciones conforme al debido proceso.

También desconocen el Decreto Supremo 4100, que fue modificado por el Decreto Supremo 4176, del 5 de diciembre de 2019, y establece la ayuda social humanitaria para lograr la reparación integral a las víctimas y a los familiares de los fallecidos, recordó el Ministerio de Justicia.

«El Estado ha sostenido reuniones con ellos llegando a acuerdos que permitirían una complementación para tener un grado de reparación conforme a los estándares internacionales», señala el comunicado de esta cartera de Estado.

Por otra parte, el Ministerio de Justicia vio como inaudito que la primera «recomendación del reporte sea realizar elecciones «lo más rápido posible», cuando ello implica, en el actual contexto de la crisis sanitaria por el COVID-19, un grave atentado contra la salud pública y la vida del pueblo boliviano.

«Esta inaudita recomendación, que coincide con la del señor Morales, es contraria a todos los protocolos de bioseguridad del mundo. Al parecer, el señor Thomas Becker y ambas organizaciones no se han enterado que, a causa de la crisis sanitaria, se han suspendido elecciones en 34 países. De esta recomendación se puede inferir que para estos activistas resulta más importante sus intereses políticos que el bienestar de la sociedad boliviana», concluye el comunicado.