PAIS-SUCRE

 

REDACCIÓN CENTRAL – Edición impresa

La Alcaldía de Sucre confirmó un déficit de más de 240 millones de bolivianos por una presunta mala planificación que sobrestimó la percepción de los recursos propios, aseguró ayer el secretario de Desarrollo de la entidad edil, Rudy Alvis.

La alcaldesa Rosario López, acompañada de su gabinete y de concejales, presentó la mañana de ayer un informe sobre el estado económico actual del gobierno municipal de Sucre.

“A noviembre de 2019 existe un déficit institucional de 240 millones de bolivianos (Bs 240.053.171,27), originado por una mala planificación que sobrestimó la percepción de los recursos propios”, aseguró Alvis.

Explicó que para este año se dispuso un presupuesto de 880 millones de bolivianos que hasta ayer alcanzó una ejecución de 399 millones.

Señaló que la dificultad se dio en la partida de recursos propios con solo 30% de ejecución que será difícil de subsanar; y que se prevé el mismo problema para 2020 porque el Programa Operativo Anual (POA) aprobado es por 733 millones de bolivianos. Sobre la contratación de funcionarios, dijo que desde 2015 hasta 2019 son 488 personas nuevas incorporadas, siendo 36,7 millones de bolivianos el presupuesto institucional.

“En consecuencia para 937 millones de bolivianos en 2015, se tenía 1.882 funcionarios; para 880 millones de bolivianos en 2019, se tiene 2.370 funcionarios. El presupuesto disminuye y los funcionarios aumentan”, manifestó. Asimismo, informó que hay algunos proyectos con dificultades técnicas, administrativas y de gestión, como el de Sucre III y IV, la avenida 6 de Agosto, Tintamayu, la Plazuela del Ministerio, el complejo deportivo de raquetas Conrrado Moscoso, el Velódromo, el tercer bloque de la Villa Bolivariana y el mejoramiento de la gestión integral de residuos sólidos en la ciudad de Sucre.

Desburocratización

El secretario de Desarrollo, Rudy Alvis, dijo que el desafío es desburocratizar los procedimientos administrativos y técnicos para simplificar procesos de trámites, racionalizar personal y reformular el POA 2020 con la participación de actores locales y sociales.