xxsoc-f1-amn-pericias

 

Redacción central – Edición impresa

La Alcaldía de La Paz necesita 10 millones de bolivianos para reparar los daños en el ornato público provocados durante los conflictos sociales de octubre y este mes, informó ayer el burgomaestre Luis Revilla. 

“Estamos haciendo distintos tipos de gestiones para conseguir esos recursos. Vamos a acudir también al Gobierno para poder lograr algún apoyo que nos permita solventar estos gastos, porque esos 10 millones de bolivianos no estaban asignados en el presupuesto de este año”, señaló.

Luego de las elecciones del 20 de octubre, se desataron conflictos sociales en la ciudad de La Paz y El Alto que derivaron en el cierre de varias vías y ataques a infraestructura pública como  la Subalcaldía de Mallasa, garajes del PumaKatari y ambientes policiales.

Revilla detalló que producto de estas manifestaciones se produjeron daños al ornato público, que ascienden a 9,2 millones de bolivianos.

Los costos incluyen trabajos de bacheos de vías, maquinaria para el retiro de escombros, arreglo de daños en áreas verdes, semáforos, luminarias, sumideros, cunetas y cordones de acera.

El Alcalde de La Paz informó en conferencia de prensa que en general los daños al patrimonio municipal ascienden a 107,7 millones bolivianos. Sin embargo, varias infraestructuras serán cubiertas por el seguro, como la Subalcaldía de Mallasa y los buses PumaKatari, según autoridades ediles.

La quema de la Subalcaldía de Mallasa provocó una afectación de 6,7 millones de bolivianos, y la de la Estación Policial de Chasquipampa, 4,8 millones de bolivianos. En cuanto a los 64 buses PumaKatari que fueron quemados el 10 de noviembre, Revilla indicó que la afectación asciende a 13 millones de dólares o unos 86,7 millones de bolivianos. 

Indicó que esos vehículos están cubiertos por un seguro, aunque dijo que el trámite para cobrarlo demandará varios meses.

“Son bienes que si bien estaban asegurados, su trámite  tomará todavía unos meses hasta que puedan devolvernos los insumos, los materiales y la construcción de las edificaciones. Por lo tanto, hasta que eso ocurra, igual vamos a tener que llevar adelante la reconstrucción de estos espacios y la operación del PumaKatari”, informó la autoridad. Anunció que el servicio de transporte masivo será reanudado los primeros días de diciembre con el resto de los buses que están en buen estado y con la inclusión de los buses Chiquititi.

A los daños también se suman 60 contenedores afectados, pero que serán repuestos por la empresa La Paz Limpia.

El fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, junto al fiscal departamental, Williams Alave, e investigadores del Ministerio Público inspeccionaron ayer los garajes del PumaKatari de Achumani y Chasquipampa para realizar pericias y recolectar indicios contra los posibles autores de los daños.

Lanchipa mencionó que, además de los buses PumaKatari, fueron afectados una camioneta, motocicletas y la infraestructura de la empresa.

“Llama la atención que el ataque fue planificado, es un acto vandálico que se configura realmente en la comisión de un hecho de terrorismo. Existe una diferencia de cinco minutos entre el incendio en el garaje de Chasquipampa y el de Achumani”, comentó el fiscal Lanchipa.