a opinion

Laberinto

Gustavo Cortez C.

Editor / Bolivia Deportes

La alternancia debe ocupar un lugar en todas las esferas

Hay que tomar el buen ejemplo. Las largas administraciones pierden brillo con el paso del tiempo. Pueden ser buenas algunas, pero nunca debe dejarse de lado la alternancia. Es saludable no solo en la democracia de un país, sino en todas las esferas de trabajo. Solo de esa forma una institución (grande o pequeña) se renueva y da opción al surgimiento de nuevos valores.

Bolivia recupera la paz y tranquilidad en un momento de transición política. El cambio de gobierno, lastimosamente, costó muchas vidas y dejó una secuela de dolor profundo. Pero avanzamos, paso a paso, y avizoramos otro horizonte. Sin embargo, el bien mayor seguirá siendo el progreso y bienestar de nuestra sociedad.

Lo esencial y fundamental de toda administración es mantener el rumbo y reforzar los buenos objetivos y metas. No hay por dónde perderse. El país y la historia van a reconocer la tarea de los actores que se prodigaron por hacer crecer Bolivia, y también van a juzgar a quienes van en contramarcha.

Decimos que hay que tomar el buen ejemplo, porque el periodismo deportivo es crítico de las gestiones largas (y las malas gestiones), pero vemos en varias ciudades del país a colegas sentados muchos años en la silla del poder. ¿No hay alternancia en los estatutos de estos círculos? ¿Fabol se habrá copiado estos para que Milton Melgar y David Paniagua estén ‘eternizados’ en el gremio de los futbolistas?

Nuestro gremio (el de los periodistas deportivos) tiene pocos círculos que trabajan bien. El resto (incluso el círculo a nivel nacional) está pintado. Vemos poca labor propositiva. Solo hay comunicados y a veces pronunciamientos reclamando algo. ¡Ah!, y las credenciales. Después nada. Ni cursos de actualización ni profesionalización.

Tomemos el ejemplo, colegas. No nos anquilosemos, menos si no somos aporte.