Los militares revisan las cajas incautadas. (Foto: Armada Boliviana)

• Redacción Central /

Durante el control fronterizo en la Zona Franca de Cobija, desarrollado por efectivos del Sexto Distrito Naval Pando, se decomisó artefactos y productos de contrabando que eran transportados en dos buses interdepartamentales. Todo lo secuestrado fue entregado a la Aduana Nacional.

Entre lo que se transportaba se halló seis impresoras, cuatro televisores de 24 pulgadas, dos bolsas con peluches, dos soldadores de pintura para máquina, 20 litros de diluyente (thinner) y 20 aceites para masajes.

También se halló 23 cajas que contenían juguetes, ropa interior, pijamas, jabón de tocador y zapatos.

Los artículos eran brasileños y su valor aproximado es de Bs 37 mil.

Se conoció que ambos motorizados fueron detenidos cuando pretendían burlar las tareas de control militar en dicha región fronteriza.

El comandante del Sexto Distrito Naval Pando, capitán de Navío Juan Arnez Salvador, recordó que en las recientes semanas se ha intensificando el control en esa ciudad.

Los efectivos navales se encuentran desplegados en puntos estratégicos dentro el área de jurisdicción para detener a las personas y organizaciones que se dedican al contrabando.

Muchos bolivianos que viven en las zonas de frontera son corrompidos por las organizaciones que se dedican a este delito transnacional.

El contrabando afecta en gran medida a la economía nacional, pero sobre todo a los productores.

Existen tres modalidades

Caravanas de hasta 40 camiones ingresan al país por la línea de frontera. Los delincuentes tienen telefonía satelital, comunicación de última generación y armas de fuego.

El contrabando técnico es la falsificación de los documentos oficiales de la Aduana.

El contrabando hormiga contempla la contratación de personas para que trasladen diversos productos en la línea de frontera.

linkedin