Resultado de la última encuesta sobre preferencia del voto para los comicios presidenciales del 18 de octubre de 2020. (Foto: Captura Unitel)

• Redacción Central /

La pedante seguridad de su triunfo en las elecciones presidenciales del 18 de octubre de 2020, después de su decisiva participación en la ruptura del orden constitucional que canalizó la sucesión ilegal de Jeanine Añez y al asesinato de 38 personas en noviembre de 2019, su radical crítica al Movimiento Al Socialismo (MAS) y su incondicional apoyo al régimen de facto le restaron votos al candidato Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana (CC).

Antes de las elecciones presidenciales de 2019, Mesa inició una intensa campaña mediática internacional para posicionar la narrativa de fraude electoral y minar la credibilidad del Tribunal Supremo Electoral (TSE) para justificar su derrota en las urnas. Desconoció el triunfo del binomio Evo Morales y Álvaro García Linera, convocó a una revuelta nacional, y con apoyo de la Unión Europea (UE) y el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, anuló el plebiscito.

CREDIBILIDAD EN EL TSE

En septiembre de 2020, Mesa defendió la integridad del Órgano Electoral presidido por Salvador Romero, después de que el candidato del MAS Luis Arce advirtió que si Carlos Mesa ganaba, iba a ser con fraude electoral.

“Creemos que hay una diferencia del día y la noche entre el TSE actual y el TSE fraudulento de la anterior administración. El de hoy es presidido por personas honestas, capaces y responsables, nos garantiza una certeza que no teníamos con el anterior TSE (…) El MAS está preparando un escenario de conflicto. Saben que van a perder las elecciones y por eso están haciendo dos cosas: primero, que no se confunda el fraude del año pasado intentando tapar el delito que cometieron y, segundo, generar violencia”, sostuvo Mesa.

Carlos Mesa.

SEGUNDA VUELTA

El 11 de octubre de 2020, los canales privados Unitel y Bolivisión difundieron en programas nocturnos un estudio de la empresa Ciesmori que mostró a Arce con un 42,2% de los votos válidos y a Mesa con el 33,1%.

El estudio incluyó 3.170 entrevistas desarrolladas entre el 29 septiembre y el 8 de octubre en 579 localidades urbanas y rurales de los nueve departamentos, con un margen de error de +/- 1,74%.

El resultado preliminar en la tendencia del voto para la elección nacional del 18 de noviembre de 2020 le obligó al candidato de Comunidad Ciudadana a asegurar que la presidencia del Estado Plurinacional de Bolivia se iba a definir en segunda vuelta, en la que se impondrá con toda certeza, aseguró el 16 de octubre.

“Aquí estamos, a pecho descubierto para ganar las elecciones de octubre (…) Estamos prácticamente arriba de un podio, (pero) es solamente una circunstancia. No estamos arriba del pueblo, porque no somos más que ellos, ni ustedes menos, porque han sido escogidos para representar su voto”, dijo Mesa. “Aquí estamos para defender la democracia. Aquí estamos para construir democracia. Aquí estamos para ganar las elecciones y las vamos a ganar con toda la fuerza que tiene el espíritu democrático de Bolivia”, añadió.

RECONOCE SU DERROTA

La mañana del 19 de octubre, Carlos Mesa reconoció su derrota en primera vuelta ante Luis Arce, del MAS. “En el contexto de nuestros desafíos, el pueblo boliviano nos ha encomendado un mandato, el pueblo boliviano ha votado y ha decidido el mandato a cada quien, a CC le ha dado ser la cabeza de la oposición democrática del periodo 2020-2025 y vamos a asumir esa responsabilidad con claridad, con conciencia y con responsabilidad. Somos la cabeza de la oposición y actuaremos como tal”, sostuvo resignado.

LinkedIn