El director general ejecutivo de ASFI, Reynaldo Yujra Segales.

• Ahora El Pueblo/

La Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) rechaza las declaraciones del secretario general de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban), Giorgio Trettenero, acerca de la situación de la banca boliviana.

“El señor Trettenero, en un total desconocimiento de la realidad económica de Bolivia, del sistema financiero y, principalmente, de la orientación del Modelo Económico Social Comunitario Productivo, emite criterios absolutamente tergiversados, con una óptica liberalista sin considerar que el sistema financiero da estricto cumplimiento de la función social, en el marco de lo previsto en la Ley de Servicios Financieros bajo los fundamentos de la Constitución”, indicó el director general ejecutivo de ASFI, Reynaldo Yujra Segales.

En una entrevista en El Deber, el secretario general de Felaban afirmó que en Bolivia “hay poca rentabilidad y mucho riesgo para el inversor” debido al porcentaje de impuestos y a los recursos que el sector debe destinar de manera obligatoria a fondos de garantía, entre otros.

Al respecto, el titular del Órgano Regulador aclaró que esta perspectiva es “limitada”, ya que en estos más de 16 años el modelo implementado por la administración del Movimiento Al Socialismo (MAS) y el papel del sistema financiero han posibilitado que la pobreza se reduzca del 65% a fines de los años 90 al 36% en 2021; y que la pobreza extrema caiga del 41% al 11% en ese mismo periodo.

Otro logro de esta coordinación, sostuvo el director de la ASFI, es que en el periodo 2005-2021 los créditos y depósitos con respecto al PIB aumentaron del 38% al 76% y del 35% al 71%, respectivamente; la cobertura de servicios financieros en los municipios pasó del 50% al 82%; y que de 17 puntos de atención financiera por cada 100.000 habitantes se pasó a 68. El número de cuentas de depósito se incrementó de 1,9 millones en 2005 a más de 14,4 millones a julio de 2022, mientras que el número de prestatarios se elevó de 0,5 millones a 1,8 millones.

“Cerca al 50% de los depósitos se encuentran en la modalidad de plazo fijo, con permanencia mayor a un año, lo que denota no solo una alta capacidad de ahorro de los hogares, sino una elevada confianza en la economía boliviana y el sistema financiero en términos de su estabilidad y solidez”, precisó la autoridad de la ASFI mediante una nota de prensa remitida a El Deber.