Los médicos de la región demandan equipos de protección personal, como mamelucos, guantes, barbijo N95 y máscaras. (Foto: Sedes Beni)

Veiska Soto Morales / Bolivia Digital

El presidente de la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva, Adrián Ávila, quien formó parte de la comitiva de profesionales que viajó al Beni, informó que el pueblo beniano, aparte de estar en emergencia por el coronavirus, «está complicando su salud con el mal uso de medicinas y la automedicación ”antes de acudir a un hospital.

“Definitivamente y en eso tengo que ser claro y lo digo realmente con una bronca, al pueblo beniano le han vendido esperanzas, le han hecho creer falsas ilusiones. Algunos colegas irresponsables que han mencionado que con la ivermectina, con la hidroxocloroquina ya estaban prácticamente inmunes”, específicamente.

Ávila confirmó que son ocho los fármacos que ingiere la población por la mala información difundida en redes sociales por malos profesionales y lastimosamente respaldada por los propios medios de comunicación.

Los ocho medicamentos que está tomando el pueblo beniano son la hidroxicloroquina, cloroquina, azitromicina, ambos potencialmente fatales para el corazón, ya que si un paciente hipertenso tiene un problema cardíaco puede complicar su salud.

La indometacina potencia estas arritmias cardíacas; anticoagulantes como la aspirina pueden lastimar el riñón, si no se toman las medidas correspondientes, los más graves son el cotrimoxasol y la prednisona, que hacen que bajen las defensas. Si evidentemente tienen propiedades antiinflamatorias, en el virus no está indicado y al ingerirlos se condiciona para que el virus responda rápidamente.

La famosa ivermectina está complicando a los pacientes con falla hepática, subrayó el médico de terapia intensiva, Adrián Ávila.

“Les están haciendo creer que si toman todos estos medicamentos serán inmunes, que tal falsedad. Realmente duele esta situación en la cual se ve el pueblo beniano, que aparte de padecer del coronavirus está en esta situación”, sostuvo Ávila.

Necesidades

De acuerdo con la evaluación del equipo médico que permanece aún en Trinidad, lo que el sistema de salud del Beni necesita son mínimamente siete intensivistas, auxiliares y enfermeras especialistas en terapia intensiva.

«Lo que el pueblo beniano necesita en este instante es proteger a su personal de salud con equipos de protección personal, máscaras N95, guantes, mamelucos, máscaras antiparras», señaló Ávila ante el arribo de un nuevo contingente de médicos.

El médico de terapia intensiva, Adrián Ávila, es parte de la misión encabezada por el pediatra Kurt Paulsen, el pediatra infectólogo Augusto Cordero, el pediatra intensivista Jorge Salazar, la pediatra ortopedista Patricia Callispieris, la anestesióloga Patricia Almanza, los internistas Arturo Ajata y María Lourdes Escalera, un epidemiólogo, cinco médicos generales, enfermeras y personal del Ministerio de Salud que el 18 de mayo se trasladaron a Beni desde la Paz.