El presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Rolando Kempff. (Foto: RRSS).

Freddy Choque/Bolivia Digital

Con el fin de recuperar y mantener la actividad económica, comercial, fuentes de empleo y reavivar el círculo virtuoso de la oferta y la demanda, la Cámara Nacional de Comercio (CNC) planteó al Gobierno inyectar a la economía nacional al menos $us 4.000 millones, que representan el 10% del Producto Interno Bruto (PIB).

“Para que los indicadores puedan reflotar tras la pandemia del coronavirus, tenemos que aplicar una economía de guerra para volver a recuperar una liquidez sólida y estable, además de la oferta y demanda (…). En esa economía de guerra planteamos inyectar a la economía nacional por lo menos el 10% del PIB, que representa $us 4.000 millones”, mencionó el presidente de la CNC, Rolando Kempff, en entrevista con la Red Uno.

Detalló que estos recursos deben ser destinados a los sectores de la oferta y demanda para que los ciudadanos consuman y adquieran productos, y las empresas o unidades productivas vendan y generen recursos.

Apuntó que la presencia del coronavirus en el país y las medidas que se adoptan para combatirlo llevaron a una situación muy complicada al sector empresarial y a la economía nacional, por lo que es preciso reinventar y reencaminar este factor para el bien de los bolivianos.

Kempff añadió que la pandemia está provocando una recesión a escala mundial, pues afecta a Europa, Estados Unidos, China y por supuesto a Bolivia, lo que hará que tengamos un crecimiento negativo, por lo que se deben asumir acciones para recuperarse.

ENCUESTA

El presidente de la CNC informó que la institución realizó una encuesta a 4.782 empresas en los nueve departamentos del país para conocer el impacto del COVID-19 en la actividad empresarial y recoger sugerencias sobre posibles medidas a tomar para atenuar la crisis financiera.

Detalló que el estudio mostró que seis de cada 10 empresas sufrieron una caída de más del 70% de sus ingresos y el 17% indicó que deberá cerrar el negocio debido a la imposibilidad de generar recursos para cubrir sus obligaciones inmediatas (salarios).

“La principal preocupación de las empresas es la imposibilidad de trabajar durante la cuarentena, la pérdida de liquidez, además de que el pago de salarios y alquileres son los principales problemas actuales de los empresarios”, manifestó.

Kempff indicó que lamentablemente la situación es muy compleja para todos los sectores del país y podría complicarse más aún al transcurrir los días.

Al respecto, ratificó que todos son conscientes de que la salud de la población debe atenderse prioritariamente y con urgencia, pero resulta imprescindible trabajar de forma paralela en medidas tendientes a recuperar la economía nacional y el empleo, para lo cual se recomendó al Gobierno la creación del Comité Interinstitucional de Emergencia, instancia público-privada que debería analizar la situación con una mirada más allá de la emergencia.