POL7-F1-SENKATA_AFP

 

Redacción central/Bolivia/Edición Impresa
La Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) recibió la tarde de ayer información sobre la situación de los derechos humanos en el país desde la perspectiva de las organizaciones de la sociedad civil, mediante vía oral, documental y digital.

El secretario ejecutivo de la CIDH, el brasileño Paulo Abrão, durante dos horas, desde las 15.30 hasta algo más de las 17.30, en un hotel de la zona Sur de la ciudad de La Paz, escuchó a más de 30 personas que expusieron su posición sobre los hechos que se registraron en el país.

Las exposiciones giraron en torno a  la anulación de las elecciones generales del 20 de octubre, la renuncia y posterior viaje a México del expresidente Evo Morales, donde está asilado, y la designación del gobierno transitorio, encabezado por la presidenta Jeanine Áñez.

Al margen de esa situación, la atención de quienes hablaron se centró en los bloqueos y movilizaciones que se dieron sobre todo en las ciudades de La Paz, El Alto y Cochabamba, siendo Sacaba y Senkata los lugares donde mayor violencia se registró, ya que se reportaron decesos y gran cantidad de heridos.

También algunas personas hablaron de desaparecidos,  tanto en El Alto como en Cochabamba, pero sin identificar quiénes se encuentran en esa situación. 

Abrão, ejecutivo de la CIDH, al inicio de la actividad instó a todos los participantes a respetar las intervenciones, escuchando a quien piensa de manera diferente a uno y a no incurrir en la apología de la violencia.

También solicitó que no se grabe, ni filme, ni saque fotografías a quienes asisten al evento. “Es momento de escuchar”, dijo y añadió que las exposiciones y el material que se entregue serán los insumos que utilizará la CIDH en su informe. 

De esa manera, dio un promedio de tres minutos para que las personas, en su mayoría representantes de organizaciones, hagan conocer su informe sobre determinados hechos. 

En varias ocasiones, el ejecutivo de la comisión tuvo que llamar la atención a los asistentes porque grupos identificados con la línea del expresidente Morales, otros con el actual Gobierno y la convocatoria a nuevas elecciones se enfrentaban verbalmente, lo que hacía inaudible el relato de quien estaba haciendo uso de la palabra. 
denuncias

El representante de la Asociación Nacional de Periodistas, Víctor Hugo Carvajal, centró su intervención en la política del anterior gobierno, que tipificó a varios medios como integrantes del ‘cártel de la mentira’ (identificados como contrarios del gobierno del MAS). Ruth Llanos, en representación del Capítulo Boliviano de Derechos Humanos y de la Asociación de Familiares de Detenidos, Desaparecidos y Mártires por la Liberación Nacional (ASOFAMD), expresó su preocupación por la flagrante violación de los derechos humanos y subrayó  que desde el 12 de noviembre “escaló la violencia por el uso excesivo de las Fuerzas Armadas y de la Policía en Sacaba y Senkata”, hechos que ocasionaron cerca de una treintena de muertos y alrededor de mil heridos.

Amparo Carvajal, presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB), indicó que entregaban a la CIDH un informe detallado sobre todos los hechos y llamó a los bolivianos y bolivianas a pacificar el país, y a “mirarnos a la cara para seguir adelante”.

Carvajal coincidió con lo que manifestó el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva de que el error de Evo Morales fue “ir a la cuarta repostulación”, porque con esa decisión no cumplía con lo que establece la Constitución Política del Estado que él mismo promulgó y que determina: después de haber cumplido una gestión, el derecho a repostularse una vez más.

Madres denunciaron que balearon a sus hijos 

La denuncia de las madres de dos de los jóvenes fallecidos en la zona de Senkata, en la ciudad de El Alto, conmovió a los asistentes. 
“Mi hijo (de apellido Beltrán) fue a trabajar y lo han baleado, tengo los balines.  Deja un hijo de dos meses y medio de edad, quién va a velar por ellos”, expresó.

“Soy madre de seis hijos y a mi hijo que salió a trabajar lo han matado”, manifestó otra de las dolientes, quien demandó justicia y que se dé con los responsables de estos hechos.

Varias personas que hablaron, algunos que se identificaron como periodistas independientes, dijeron que iban a entregar videos de los sucesos en Senkata, donde —aseguraron— las muertes ocurrieron por los disparos de las Fuerzas Armadas. 

Los momentos de divergencia se dieron cuando algunas personas decían que hubo un golpe de Estado, versión que fue rechazada porque manifestaban que todo sucedió porque el gobierno de Evo Morales no respetó el 21F y en las elecciones del 20 de octubre hubo fraude.

También se polemizó por la intervención de las Fuerzas Armadas y la demanda de que se derogué el Decreto 4078, que les exime de responsabilidades penales sobre los hechos.