Un activista intenta atrapar a una vizcacha, en Irpavi II. (Fotos: Pedro Laguna)

• Naira C. de la Zerda /

Los habitantes de La Paz conviven con animales silvestres que se han adaptado a los ruidos y a los movimientos de la ciudad. Sin embargo, la expansión de la urbe crea nuevos riesgos para la fauna.

“La pérdida de hábitats y de sus fuentes de alimento son dos de los principales problemas de la fauna local, que en muchos casos es endémica de la zona”, explicó Ana Serrano, integrante de la Fundación Amor por los Animales Bolivia (Aplab). 

La ciudad alberga mamíferos, aves y reptiles, entre otras especies, que se han visto afectadas por las construcciones masivas, en muchos casos ilegales, y los movimientos de tierra que esto implica.

Este es el caso de las vizcachas, roedores que habitan sobre todo en Sudamérica, y que en La Paz tienen madrigueras en los barrios de Auquisamaña, Achumani e Irpavi.

“El miércoles recibimos la denuncia de que se está avasallando espacios en la zona protegida de Auquisamaña, donde habitan no solo vizcachas, sino diferentes animales silvestres. Son construcciones ilegales que aparecen masivamente, sin control de las autoridades, porque los constructores se amparan en los problemas de límites que hay entre La Paz y Palca”, narró la activista.

Una situación similar viven estos animales en Irpavi II, donde voluntarios del movimiento Pro-Pacha, Aplab, biólogos y vecinos se unieron para salvar a las vizcachas que iban a ser sepultadas por la tierra que estaba siendo removida por maquinaria.

Los animalistas hablaron con la propietaria del terreno, quien accedió a esperar a que se realizara el rescate antes de continuar con la intervención. Dos de los roedores que fueron salvados fueron llevados al bioparque Vesty Pakos.  

Según Serrano, legalmente los dueños de terrenos pueden realizar las construcciones y arreglos que vean necesarios; sin embargo, también hay normativas que protegen los hogares y hábitats de todos los seres vivos, entre ellos, claramente, están los animales.

La concejal del Movimiento Al Socialismo (MAS), Roxana Pérez Del Castillo, detalló que esta situación está ligada a los problemas de loteamientos, casas fuera de norma y de construcciones ilegales que se denuncia constantemente desde el Concejo Municipal.

“En Irpavi se está excavando y esto genera desestabilización del suelo de la zona, que afecta a todos los habitantes de la zona, humanos y animales. Es demasiado preocupante para las personas que habitan el lugar y todo esto pasa ante la vista y paciencia del subalcalde y de las autoridades de turno, que no han hecho absolutamente nada”, expresó.

Otro grupo de animales que se ve afectado es el de las aves, que se desubican por los vidrios espejados que tienen algunos edificios.

Este tipo de vidrio refleja el cielo y eso confunde a las aves. Estas se chocan y pocas horas después mueren, debido a la hemorragia interna que el accidente les produce.

“Este es un efecto poco conocido de este tipo de edificios. Es un problema invisible, porque las aves no mueren inmediatamente, sino que agonizan por horas y sus cadáveres aparecen en otros lugares;  no osbtante, sí están siendo afectadas por estas construcciones”, declaró la animalista.