Pol 12 F2

 

Redacción central – Edición impresa

La Central Obrera Boliviana (COB) exigió al Gobierno la abrogación de los decretos supremos: el 4078, que exime de responsabilidad penal al personal de las Fuerzas Armadas que participe en los operativos para el restablecimiento del orden interno y estabilidad pública, y el 4082, que hace viable un desembolso de 34,7 millones de bolivianos para los militares.

Las demandas fueron presentadas por la dirigencia cobista en la reunión que sostuvieron ayer con las autoridades del Órgano Ejecutivo, lideradas por el ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano Atalá, en el Palacio Quemado.

El secretario ejecutivo de la COB, Juan Carlos Huarachi, indicó que además se debe “parar la persecución a dirigentes porque muchas organizaciones sociales se sienten amenazadas”.

El titular de la Presidencia señaló que el encuentro con la COB es uno de varios que impulsa el Ejecutivo con el objetivo de pacificar el país.

Dijo que a pesar de que la dirigencia del ente matriz de los trabajadores “mantiene una posición muy dura”, el encuentro fue “muy agradable”.

“La reunión ha sido positiva, la COB planteaba una especie de pliego petitorio, dieron como un punteo, analizamos ese pliego petitorio, fuimos acordando, y, si Dios quiere, en el transcurso de las siguientes horas vamos a poder contar con un acuerdo que se llama por la pacificación e integración del país”, indicó.