Dirigentes de la COB en conferencia de prensa rechazaron los actos de violencia en Santa Cruz. (Foto: Gonzalo Jallasi)

• Redacción Central /

Después de los hechos de violencia que atemorizaron a la población cruceña para hacer cumplir un paro cívico de 48 horas, la Central Obrera Boliviana (COB) y la Federación Departamental de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias ‘Bartolina Sisa’ advierten un plan de desestabilizador de un “grupo terrorista” de Santa Cruz contra el Gobierno nacional.

Ambos sectores anunciaron que asumirán acciones para defender la gestión del presidente Luis Arce y del vicepresidente David Choquehuanca, en caso de insistir en las movilizaciones que perjudican a la población y buscan desestabilizar a un gobierno legítimamente elegido.

El secretario ejecutivo de la COB, Juan Carlos Huarachi, denunció que varios sectores productivos y trabajadores fueron amedrentados para acatar el paro debilitado que convocó el gobernador Luis Fernando Camacho y el Comité Cívico de Santa Cruz.

“Le pedimos al Ministerio de Gobierno, al Ministerio de Justicia de una vez tomar acciones en contra de estos grupos terroristas que están amedrentando al pueblo cruceño”, señaló Huarachi en conferencia de prensa.

Grupos violentos amedrentaron a las personas que quisieron transitar y desbloquear las calles.

El dirigente advirtió que se pretenden repetir los hechos de 2019, que derivaron en la ruptura del orden constitucional del Gobierno. “Algunos empresarios se están prestando para desestabilizar al Gobierno y obligan a sus trabajadores a parar a cuenta de vacaciones”, afirmó Huarachi.

El máximo dirigente de los trabajadores recordó que la COB ha luchado por la libertad y la democracia del pueblo boliviano, por lo que no permitirá ninguna acción que vaya contra la estabilidad del país.

“No se puede obligar a pensar igualito, tenemos derecho a pensar diferente. Hoy no lo vamos a permitir; si tomamos algunas acciones, lo vamos a hacer, es una determinación del Comité Ejecutivo”, advirtió Huarachi.

La secretaria ejecutiva de la Federación de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Santa Cruz, Felipa Montenegro Montaño, emitió un pronunciamiento público de repudio ante los “atropellos y el actuar” de Camacho, quien por medio del paro cívico incitó a la confrontación entre bolivianos.

“El Censo no le interesa al señor Camacho, lo que busca es tumbar nuevamente a un gobierno constitucionalmente elegido, y eso no lo vamos a permitir”, afirmó la dirigente.

La secretaria ejecutiva de la Federación de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Santa Cruz, Felipa Montenegro Montaño