xxsoc-f1-amn-alpacoma

 

Redacción Bolivia/Edición Impresa
La Alcaldía de La Paz presupuestó 25 millones de bolivianos para la ejecución de obras de prevención en la quebrada de Alpacoma, donde se encuentra el exrelleno sanitario que dejó de operar en septiembre. 

“Es necesario construir una bóveda en la quebrada de Alpacoma, hacer trabajos de estabilización en la parte baja del relleno, captación de aguas superficiales y subterráneas”, detalló ayer el burgomaestre de La Paz, Luis Revilla. 

El Concejo Municipal aprobó el miércoles una ley que establece la declaratoria de alerta naranja en el exrelleno sanitario de Alpacoma, con lo que se habilitó 25 millones de bolivianos para esas obras. 

El director del Sistema de Regulación Municipal (Siremu), Rubén Ledezma, explicó que las obras tienen carácter preventivo, tomando en cuenta que luego del deslizamiento del 15 de enero, “el área se ha desestabilizado y lo que se prevé es darle mayor firmeza”.

En aquella ocasión, una de las macroceldas del relleno sanitario de Alpacoma se deslizó, lo que derivó en el derrame de basura en descomposición sobre la quebrada de Alpacoma. Además, se vertieron lixiviados sobre ese talud.

Revilla afirmó ayer que estas medidas se asumen ante la llegada de la época de lluvias. 

También anunció la instalación de una nueva planta de tratamiento de lixiviados en el lugar y dijo que se trabaja en la contratación de la empresa que realizará esa tarea, con la intención de que empiece a operar  en tres semanas. La autoridad edil explicó que se tuvo que “reformular el presupuesto para atender esta tarea de estabilización” del relleno de Alpacoma. Sin embargo, añadió que ya comenzaron los procesos administrativos y las obras. 

El relleno de Alpacoma se halla en una zona geológicamente inestable, según la Universidad Mayor de San Andrés.