Redacción central – Edición impresa

Apenas llegó a Argentina, el 12 de diciembre, el expresidente Evo Morales presentó la solicitud de reconocimiento de estatus de refugiado ante la Comisión Nacional para los Refugiados (Conare), entidad que deberá definir si acepta o rechaza la petición.

Constituido como un organismo estatal integrado por funcionarios de distintos ministerios y con participación del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y de una organización no gubernamental sin fines de lucro, el Conare tiene un plazo de 20 días hábiles para entregarle al exmandatario un certificado que acreditará tanto su condición de solicitante como su permanencia regular en Argentina.

Si le reconocen el estatus de refugiado le entregarán un certificado para que tramite su residencia temporaria en el país ante la Dirección Nacional de Migración (DNM). En cambio, si se le niega, Morales tendrá el derecho a apelar ante el Ministerio del Interior, mediante un recurso por escrito que deberá presentar ante la Conare en un plazo de 10 días.