INTER - China - EFE

 

AFP / España – Edición impresa

La comunidad internacional afronta esta semana en la COP25 de Madrid el reto de intensificar la respuesta al cambio climático, pero por ahora las señales no invitan al optimismo, pese a la creciente presión social.

El grito de la juventud mundial, cada vez más movilizada, volvió a resonar ayer en la Conferencia de la ONU sobre el clima.

Greta Thunberg, emblema de la lucha contra el cambio climático, atrajo nuevamente en masa a los periodistas, pero la adolescente sueca aprovechó para dar voz a otros jóvenes de países golpeados por el cambio climático, quienes prometieron no ceder en su empeño de forzar a los líderes mundiales a actuar.

Pero por ahora ninguno de los países más contaminantes dio un paso al frente para elevar sus ambiciones de reducción de emisiones —es decir, China e India—, ni siquiera la Unión Europea, al frente de la iniciativa climática desde que Estados Unidos anunció su retirada del Acuerdo de París.

“La parálisis de los gobiernos es muy preocupante. Y va en aumento”, afirmó Jennifer Morgan, directora de Greenpeace International.

UE como un ejemplo

Otros observadores estimaron que la UE debe marcar el camino. “La UE es el actor clave ahora. Es el único bloque suficientemente grande para hacer avanzar las cosas junto a los grandes países emisores en desarrollo”, dijo Alden Meyer, de la Unión de Científicos Preocupados (Union of Concerned Scientists, con sede en Estados Unidos).

Por su parte, el multimillonario Michael Bloomberg, que acaba de lanzarse en la carrera presidencial a la Casa Blanca, asistirá hoy a la COP25 para presentar los “progresos de Estados Unidos en la acción climática”, enviando una señal de su adhesión a esta lucha global.

Tras varios días de negociaciones a nivel técnico, este martes arrancará la ronda de negociaciones políticas que alumbrará el acuerdo final.

“Esperamos un movimiento profundo de parte de la mayoría de países del G20 que representa tres cuartas partes de las emisiones mundiales”, conminó en la apertura de la COP25 el secretario general de la ONU, António Guterres.

Bachelet: Jóvenes son una fuerza de esperanza

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, aseguró en la Cumbre del Clima que los jóvenes que reivindican luchar contra la crisis climática en todo el mundo “son una fuerza de esperanza” y están “ayudando a actuar” al resto de la población.

La chilena se expresó de esta forma en un evento organizado por Unicef, en el marco de la Cumbre del Clima de Naciones Unidas que tiene lugar en la capital de España (COP25), en el que participaron varios jóvenes activistas que reclamaron acciones más contundentes para enfrentar esta situación.

En ese sentido, Bachelet aseguró que necesitamos “tomar acciones reales frente a los efectos” de la crisis climática, que son desproporcionados en el caso de los niños, cuando el 90% de la morbilidad atribuible al cambio climático recae sobre niños menores de cinco años, según datos de Unicef. (EFE)