Infobae

La crisis migratoria y de refugiados venezolanos no solo se percibe en las fronteras y en los países receptores. En Venezuela hay 943.117 niños, niñas y adolescentes que se han quedado bajo el cuidado de uno de sus padres, abuelos, tíos, hermanos mayores o terceros. La emergencia humanitaria que se vive en el país expulsó a sus padres.

Ante la ausencia de datos oficiales en Venezuela, Cecodap —una organización que trabaja por la defensa de los derechos en la niñez— y la encuestadora Datanálisis realizaron un estudio en 800 hogares venezolanos para obtener estos resultados.

Con respecto a 2018 hubo un aumento de 9,54% de niños dejados atrás. Para entonces se contabilizaron 849 mil. En lo que va del año, ya suman 81.020 menores de edad que están sin sus padres.

Esta cifra, 943.117 niños dejados atrás, representa 10% de la población infantil que hay en Venezuela. Son niños que tienen sensación de abandono al ver partir a papá, mamá o ambos.

943.117 niños, niñas y adolescentes venezolanos dejados atrás es equivalente a la población de Nueva Esparta, uno de los estados del país. Inclusive podría ser la sumatoria poblacional de Vargas y Cojedes, otras dos entidades venezolanas.

“Esta situación nos plantea que uno de cada cinco migrantes deja al menos un niño atrás”, expresó Abel. De los encuestados, 20,1% reportó que dejó al menos a un niño.