Personal de la Cruz Roja. (Foto: Archivo de la Cámara de Senadores)

Erika Ibargüen A. / Bolivia Digital

Al menos 800 integrantes activos trabajan en La Cruz Roja filial La Paz que día a día exponen sus vidas para atender a personas que necesitan ayuda en esta etapa de crisis sanitaria que se vive en el país y en el mundo a causa del COVID-19.

La institución cumple 103 años de vida y celebra de manera distinta dentro de un encierro obligatorio, sin dejar de cumplir un trabajo noble y salvando vidas.

Su representante, Mauricio Rojas, en una entrevista con ATB, manifestó que desde que empezó la cuarentena trabajaron arduamente.
“También trabajamos hace mucho con el tema de migración en centros de acogida. Tenemos uno en La Paz y otro en el Desaguadero, donde hacemos trabajos compartidos y vemos temas de salud y contacto con la familia, y también contamos con organizaciones que nos colaboran”, dijo Rojas.

El representante manifestó que como todos en esta etapa, la Cruz Roja Boliviana ha tenido también que adaptarse a una estrategia digital para informar y capacitar a la población y también a los voluntarios.

“Es así que esta nueva experiencia que viene de una estrategia marco de la Federación Nacional de la Cruz Roja Internacional y de la Media Luna Roja nos ha dado el lineamiento para que podamos transmitir una información dinámica y clara de lo que realmente conlleva el COVID-19”, explicó.

La Cruz Roja Boliviana fue fundada en 1917 por el profesor Juan Manuel Balcazar bajo la idea que tenía Henri Dunant, quien dio vida a esta organización mundial en la fecha de su nacimiento, el 8 de mayo de 1863, en Ginebra, Suiza.