El grupo de 439 ciudadanos bolivianos abordaron autobuses fletados por el Ministerio de Defensa para que puedan llegar a sus hogares. (Foto: APG).

Reynaldo González / Bolivia Digital

Un primer grupo de 439 ciudadanos bolivianos, que durante 14 días estuvo en un campamento de cuarentena instalado en el poblado fronterizo de Pisiga (Oruro), emprendió un camino de retorno a sus hogares. Tras este operativo, el albergue será habilitado para acoger a otros connacionales que quieren volver desde Chile en medio de la actual emergencia sanitaria. 

Estos ciudadanos abordaron autobuses fletados por el Ministerio de Defensa para que puedan llegar a sus hogares, pero antes fueron avalados por el Ministerio de Salud, que descartó cualquier afección vinculada con el coronavirus (COVID-19).

“Los 429 bolivianos que se encontraban en el campamento (fronterizo) de Pisiga han cumplido hoy los 14 días de cuarentena y fueron debidamente diagnosticados para que puedan retornar a sus regiones”, confirmó hoy el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez.

Del total de ciudadanos que estuvo en cuarentena 289 eran varones y 150 mujeres, entre ellos, 20 niños y tres personas con discapacidad. (Foto: APG).

De este total, 149 personas fueron trasladadas al departamento de Santa Cruz, 134 a Cochabamba, 58 a Chuquisaca, 47 a La Paz, 30 a Potosí, 12 a Oruro, seis a Tarija y tres al Beni. El grupo estuvo compuesto por 289 varones y 150 mujeres, entre ellos, 20 niños y tres personas con discapacidad.

Los connacionales fueron ingresados al país desde Chile el 4 de abril para ser aislados y evaluados médicamente en el campamento Tata Santiago, instalado en Pisiga.

Según explicó Núñez, el operativo fue coordinado con autoridades locales y departamentales para que las personas sean trasladadas hasta sus lugares de residencia, en áreas urbanas y rurales.

Tras la salida de este grupo de personas, el campamento será sometido a un proceso de fumigación para recibir, desde el próximo domingo, a un segundo grupo de unos 400 ciudadanos, de los 800 que actualmente se encuentran refugiados en la ciudad chilena de Iquique.

“Los 429 bolivianos que se encontraban en el campamento (fronterizo) de Pisiga han cumplido hoy los 14 días de cuarentena y fueron debidamente diagnosticados para que puedan retornar a sus regiones”, confirmó hoy el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez. (Foto: APG).

Según informó la canciller de Bolivia, Karen Longaric, este grupo de bolivianos realizarán la cuarentena médica en Chile y serán trasladados al campamento por un corto tiempo, y luego podrán ser trasladados directamente a sus domicilios.

«Uno de los grupos de bolivianos en Iquique que debe ingresar, el domingo o el lunes, tendría que estar por una semana en el campamento Tata Santiago y el otro grupo que también está en Iquique cumpliría la totalidad de la cuarentena allí, en Iquique», precisó Longaric.

El campamento Tata Santiago, de Pisiga, cuenta con los servicios básicos, además de un laboratorio especial para el diagnóstico de casos de COVID-19, además de un área de aislamiento para los casos sospechosos. 

El centro funciona bajo el control de técnicos y profesionales de la Cruz Roja, de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Defensa Civil y las Fuerzas Armadas. 

Desde el 25 de marzo, Bolivia decretó el cierre total de sus fronteras, la prohibición del tránsito interdepartamental y una cuarentena total para evitar la expansión y el contagio del COVID-19 en territorio nacional.