La billarista valluna Camacho junto a su mascota en su domicilio. (Foto: Facebook)

La Paz / APG

El billar boliviano es otro de los deportes que ha visto afectado con el cierre de los centros de entrenamientos desde que la pandemia del COVID-19 llegó al país y que obligó al Gobierno a implementar una cuarentena desde marzo.

La billarista cochabambina Nataly Camacho, ganadora de dos medallas de oro, dos de plata y una de bronce en los Juegos Bolivarianos Trujillo 2013, cumple la cuarentena con su familia, alternando las actividades del hogar con el entrenamiento físico para mantenerse en forma.

“Tengo mesas de billar en el negocio, pero como todo esto ha surgido de una manera rápida y que tampoco imaginamos que pudiera durar bastante, no me dio tiempo para trasladar una mesa a mi domicilio ya que es demasiado complicado”, declaró Camacho.

La campeona nacional contó que por la presencia del coronavirus los torneos fueron suspendidos y sin la posibilidad de practicar el regreso será difícil, porque “en el caso del billar se requiere de bastantes meses para poder recuperar el nivel más que todo en la puntería y la precisión, pero es cuestión de practicar. La práctica hace al maestro, esa es la realidad”.

Antes de que el Covid-19 se propague por todo el mundo hasta llegar a Bolivia, el billar ya presentaba dificultades para llevar adelante el calendario de la Federación. “Lamentablemente a nivel nacional estamos demasiado estancados, porque el año pasado no hubo torneos nacionales y tampoco pudimos salir a los panamericanos”, indicó Camacho.

En la anterior administración del Ministerio de Deportes, la Federación Boliviana de Billar no pudo acceder al apoyo económico debido a que no completó el trámite para ser incluida en el Registro Nacional. Otro inconveniente es una deuda de la federativa con la Confederación Panamericana que derivó en una sanción impidiendo la participación boliviana en certámenes de carambola, snooker y pool.

Una vez que la pandemia sea controlada y la normalidad vuelva a las actividades, Camacho espera que todo esto se resuelva para el bien de los billaristas y puedan salir al extranjero a competir. Los deportistas han mantenido su ritmo solo con torneos departamentales.