La demanda interna es uno de los principales motores del modelo económico boliviano. (Foto: Archivo)

• Frank Ibañez/

La demanda interna tuvo una incidencia positiva del 3,4% en la expansión del Producto Interno Bruto (PIB), que al primer trimestre del año llegó al 3,97%, lo que significa que recuperó su rol protagónico en la economía, según subrayó ayer el presidente Luis Arce.

“Ante la crisis internacional, nuestra política económica prioriza la demanda interna para garantizar el crecimiento. Del 3,97% que se expandió el PIB en 1er trimestre de 2022, la demanda interna tuvo una incidencia positiva de 3,4%, recuperando su rol protagónico en la economía”, escribió el mandatario en sus redes sociales.

Entretanto, el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, manifestó en su oportunidad que en Bolivia se va “reconstruyendo la economía” con estabilidad de precios gracias a la aplicación del Modelo Económico Social Comunitario Productivo.

De acuerdo con los datos de esa repartición de Estado, el PIB de Bolivia creció en 6,1% en 2021 y la proyección del Gobierno para este año es del 5,1%.

Para alcanzar esta meta y en el marco del modelo económico, el Gobierno apuesta al mercado interno, para lo cual programó una inversión pública de $us 5.015 millones para este año.

Montenegro destacó por ejemplo los logros del país y citó el descenso de la pobreza extrema de 13,7% en 2020 a 11% en 2021.

“Bolivia ha sido el país que con mayor velocidad ha hecho esta reducción y estamos empeñados con nuestras políticas económicas en seguir haciendo lo mismo”, sostuvo.