DEP 16-17 - FOTO 4 - COMITE

La Paz / Redacción

La Federación Boliviana de Fútbol (FBF) está firme y sólida pese a algunos «afanes desestabilizadores» de unos algunos clubes del fútbol profesional, enfoca su presidente, César Salinas.

La intención de fraccionar se observó en la última reunión de Consejo de la División Profesional que se realizó en Santa Cruz, donde se notó que el presidente de Destroyers, Carlos Blanco, intentó liderar un movimiento para dividir el fútbol, propósito que no logró porque el resto de las instituciones están enmarcadas en la línea de la legalidad.

“Nosotros estamos firmes haciendo gestión para que el fútbol boliviano pueda crecer en todos los niveles. Lo que pasó en la última reunión es un hecho aislado al interés común porque un par de dirigentes intentaron direccionar la situación hacia un caos, que no lo lograron porque sencillamente la mayoría de los clubes conoce las normas sobre las cuales se juegan los campeonatos”, dijo el dirigente.

En esta línea, destacó la participación de Juan Jordán, presidente de Blooming, quien planteó sugerencias enmarcadas en las normas y con buen tino para la finalización del torneo Clausura, de acuerdo a la convocatoria y su reglamento; mientras que Destroyers solamente buscó la anulación de los descensos —directo e indirecto— en esta temporada para salvar la categoría en vista de que está comprometido en la zona del descanso.

La sesión terminó con un incidente vergonzoso que protagonizaron el vicepresidente de la FBF, Marcos Rodríguez, y el dirigente del cuadro canario Fernando Blanco, con agresiones físicas de por medio. Blanco salió de la reunión dirigencia con una herida bajo la ceja izquierda.

Sobre el tema, Salinas comentó: “Es un hecho que ha ocurrido fuera de la reunión y que escapa del control de la Federación».

Respecto al pronunciamiento de los clubes cruceños, que pedirán la suspensión de Rodríguez del cargo, el titular federativo dijo que «es un tema personal” y en el que la Federación no toma parte, porque hay otras instancias para resolver ese tipo de problemas, aunque lamentó que el incidente haya ocurrido poco después de la reunión de clubes.

Finalmente, espera que el conflicto social que mantiene en vilo a la población del país pueda calmarse y que el fútbol pueda volver el próximo 14.
“Lo correcto y serio es que los campeonatos terminen en cancha y los premios se repartan por un mérito deportivo y no en mesa”, puntualizó.