Infografías: Javier Pereyra

Las mujeres y los niños se convirtieron en víctimas de hombres violentos que los agredieron en sus domicilios. Las diversas restricciones dificultaron que acudan a las oficinas policiales.

Roberto Medina Buezo / Bolivia – Edición impresa

Entre el 22 de marzo y el 30 de abril se reportaron 1.872 casos de violencia intrafamiliar a escala nacional, un promedio de 47 agresiones contra mujeres, niños y adolescentes por día.

Esta cantidad es menor, aunque no deja de ser preocupante, al número de hechos atendidos entre enero y febrero (5.357) por el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), cuya media en ambos meses fue de 89 víctimas de agresiones físicas y psicológicas por día, principalmente mujeres.

El coronel Juan Carlos Alarcón, director nacional de la Fuerza Especial de Lucha contra la Violencia (FELCV), señaló que de los 1.872 hechos de violencia (la mayoría en Santa Cruz, Cochabamba y La Paz), nueve son feminicidios, la mayoría de ellos cometidos en la sede de gobierno, al menos 61 violaciones a menores y seis infanticidios.

“Solo en esta temporada hubo nueve feminicidios, por ello la FELCV trabaja en la investigación a pesar de que es un período especial por las restricciones; no podemos cesar el trabajo rutinario. Hemos reforzado los esfuerzos y trabajamos con objetivos para contener la subida de casos y prevenir hechos lamentables. Los feminicidios, las violaciones y los infanticidios son muestras del fenómeno de violencia que afecta la integridad y la vida de las mujeres y menores”, indicó.

La autoridad sostuvo que uno de los factores fundamentales para que se produzcan estas agresiones es el encierro, puesto que es una oportunidad para que el agresor comparta el mismo espacio con su víctima sin que ella tenga muchas opciones para hacer las denuncias.

Nuria Gonzales, directora de la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Vida, refirió que los índices de violencia que se registran en estos días se deben a que en este período existen cambios fundamentales en el hogar, como la ansiedad por el encierro, preocupación por el dinero, la manutención de los hijos, la falta de actividad y temas psicológicos relacionados con el temor a posibles contagios de coronavirus.

“Las restricciones contra la expansión del coronavirus lamentablemente no frenaron el incremento de nuevos hechos de delitos tan  graves que quitan la vida a sectores en mayor vulnerabilidad, por lo que solicitamos a las personas que tengan algún conocimiento de casos de violencia que acudan a las instancias correspondientes a través de los números que se habilitaron para formular la denuncia, intervenir y procurar la protección de las víctimas e iniciar la persecución penal”, manifestó.

La fiscal departamental de Santa Cruz, Mirna Arancibia, informó que debido al encierro que obliga la cuarentena se han reducido delitos comunes como asaltos, robos y atracos, pero aumentaron los casos de violencia intrafamiliar.

“Se incrementó la violencia intrafamiliar o doméstica por encima de otros delitos, como el robo a la propiedad privada y la convivencia obligatoria”, remarcó.

Según la Comisión Económica para América Latina (Cepal), Bolivia y Paraguay tienen los índices más altos de feminicidios en Sudamérica con tasas de 2 y 1,6 por  cada 100 mil mujeres, respectivamente. Bolivia cerró 2019 con un total de 117 feminicidios, 13 menos que en 2018.

Preocupada por estos índices, la presidenta Jeanine Áñez instó a la ciudadanía boliviana a denunciar cualquier hecho de violencia doméstica y machista, y aseguró que se aplicará todo el peso de la ley contra el agresor para sentar un precedente. 

“Te dejo en pantalla un teléfono para que denuncies si eres víctima de este tipo de violencia. Ahora más que nunca hay que cuidarnos entre todas”, escribió en su cuenta de Twitter.

Se reforzó el nexo de la Policía con la sociedad

A pesar de que la Fuerza Especial de Lucha contra la Violencia (FELCV) habilitó números telefónicos con WhatsApp para que las posibles víctimas denuncien a sus agresores, aún es bajo el número de llamadas que se recibe por día.

“Hay que considerar que muchas mujeres cumplen el confinamiento o cuarentena con su agresor, que en la mayoría de los casos es su pareja o algún familiar, entonces es difícil para ellas denunciar a alguien con el que comparte el mismo espacio las 24 horas”, afirmó Mónica Novillo, directora ejecutiva de la Coordinadora de la Mujer, a los periodistas. Para brindar una atención oportuna a las víctimas de violencia, la FELCV reforzó sus sistemas de comunicación telefónica y el personal policial con un fiscal  que acude de inmediato al inmueble donde se haya registrado el hecho de violencia.

“No podía ser de otra manera, ya que se quiere reforzar el nexo entre la Policía y las víctimas, en este caso mujeres y niños que son vulnerables”, explicó el coronel Juan Carlos Alarcón.

Asimismo, recordó que no solo las víctimas pueden hacer las denuncias vía WhatsApp mediante textos, audios o videos, sino cualquier otra persona de su entorno.

“La norma establece que cualquier ciudadano que conozca un hecho delictivo tiene la obligación de comunicar a las autoridades porque si no lo hace se convierte en cómplice. Familiares, amigos o vecinos nos pueden llamar para reportar cualquier agresión”, puntualizó.

La autoridad policial pidió a la ciudadanía que use dichas líneas telefónicas porque es una herramienta para reducir los índices de violencia.