Bazoberry 2- ARCHIVO gUMUCIO

Martes 27 de marzo. La semana pasada se proyectó en la clase la película La Guerra del Chaco 1932-1935 (que también se conoce como Infierno Verde) de Luis Bazoberry. Este registro in situ de la contienda bélica que filmó el fotógrafo cochabambino, quien posteriormente la editaría y sonorizaría en España, es quizás el documento histórico más impresionante de la contienda bélica con el Paraguay. Es a partir de esta proyección que empezamos a reflexionar sobre lo que la guerra le dejó al cine en Bolivia, y por supuesto lo que este enfrentamiento le dejó a la sociedad boliviana. 
El final de una era llega cuando en 1952 ocurre la Revolución Nacional. La generación del Chaco ha tomado conciencia de un país que hasta entonces era totalmente desconocido. Si bien existen muchos registros sobre lo que fue la Revolución, todos ellos toman una posición sobre este hecho histórico, incluso aquellos registros de la época cuentan la historia de los vencedores. Sin embargo, existe un cortometraje por demás interesante, se trata de Altiplano, de Jorge Ruiz y Alberto Perrín, el cual se presenta como un eslabón importante en tanto filma la prerrevolución y la posrevolución, tiene imágenes anteriores al abril de 1952 y posteriores a este, y concluye sugiriendo que ahora se está en la búsqueda de un porvenir.
Jueves 29 de marzo. Tan cerca, tan lejos (2012) es un documental dirigido por Michele Favre, un realizador suizo que recupera la historia de Carmen Perrín —la hija de Alberto Perrín— para hacer un ejercicio de memoria a partir de ciertas imágenes que su padre hizo en la Isla del Sol. Entre las imágenes que proyectarán a la comunidad, casi 60 años después de haber sido filmadas, se encuentra el corto Altiplano (1953). Este diálogo que se propone con las imágenes del pasado y el testimonio vivo entre la protagonista del documental y la comunidad da lugar a cuestionar una época de la historia de Bolivia, para de este modo poner en conflicto todo aquello que creemos conocer. El cine es un dispositivo de continua reflexión. En el documental se experimenta y arriesga —muchas veces— más que en la ficción. Los estudiantes de cine deben aprender a ver otro tipo de contenidos con otros ritmos narrativos. De este modo también podrán hacer propuestas más arriesgadas utilizando otros elementos narrativos más audaces. 
 
* Crítico de cine