Histórico filme

Claudio Sánchez *

Lunes 2 de abril. Luego de haber recorrido con algunas películas gran parte de los hechos históricos de la República entre 1825 (Independencia) y la misma Revolución Nacional de 1952, se puede poner sobre el tapete una de las más importantes ideas de la historia republicana: “la cuestión del indio”.
¿Qué es esto? Pues bien, luego de la Guerra Federal (1899), que enfrentó al norte y sur, a las ideas federales y aquellas conservadoras, que dieron un golpe de timón en la orientación de la política y economía nacional, hicieron evidente la incomodidad de la presencia indígena en el país para las élites dominantes.  
La presencia de Zárate Willka apoyando al general Pando y su partido liberal en contra de los conservadores de Sucre; como también la posterior marginación de este indio en cualquier ejercicio de poder luego de la victoria de los liberales, quienes además terminarían encarcelando y asesinando al líder indígena en un confuso evento cuando lo trasladaban a La Paz para cumplir su condena en 1903, es uno de los hechos más relevantes del inicio de siglo.
Los liberales consideraban a los indios como ignorantes, y su preocupación entonces surgía en función de educarlos y adoctrinarlos en los valores que estas élites pregonaban, esto como una consecuencia del miedo que les provocaba saber que existía un grupo compacto y rebelde que en cualquier momento podría exigir derechos –sobre todo con relación a la propiedad y explotación de la tierra– y que ya no sería tan sencillo desarticular este movimiento por los compromisos previos que se habían alcanzado con Zárate Willka y sus hombres.
Todo este antecedente va a ser el sustrato de las inquietudes de la generación del Centenario, aquella que empieza a pensar el país de un modo distinto, en el cual es urgente incorporar al indio en la sociedad blancoide que es dueña del poder político, el arte entonces, en sus diferentes disciplinas, y también el cine como expresión máxima del resumen de todas ellas, empezará a pensar la presencia del indio en la sociedad boliviana. Wara Wara de José María Velasco Maidana es el ejemplo mayor de todo esto.
Luego de la celebración del Centenario, la Guerra del Chaco será un capítulo fundamental para el entendimiento de lo que éramos como país. Será la Revolución del 52 la que esboce una respuesta a “la cuestión indígena” y ésta tendrá que ver con la homogenización social a partir de la igualdad de derechos y las contundentes medidas sociales y políticas como son: Reforma Agraria, Nacionalización de las Minas y Voto Universal. 

* Crítico de cine