Conferencia de prensa de ministros de Estado junto a representantes de la Iglesia Católica. (Foto: Ministerio de la Presidencia)

Bolivia Digital

Tras una reunión entre la presidenta Jeanine Áñez, ministros de Estado y representantes de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), el Gobierno acordó con esa institución religiosa promover un mensaje de paz y unidad para ayudar a sobrellevar la pandemia entre bolivianos.

“Hemos pedido a la Iglesia que nos ayude a tener un diálogo con la población. Necesitamos la ayuda de la Iglesia para informar a sus feligreses y dar mensajes de tranquilidad con el propósito de ayudar a proteger la vida de los bolivianos”, manifestó el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, en conferencia de prensa desde La Casa Grande del Pueblo.

El representante de la Conferencia Episcopal, monseñor Aurelio Pesoa, señaló que durante el encuentro se hizo conocer al Ejecutivo las preocupaciones de la Iglesia católica ante la crisis que afecta no solo a Bolivia, sino al mundo, y destacó la predisposición del Gobierno para priorizar el acercamiento con esa instancia.

“La Iglesia expresó sus preocupaciones y el Gobierno manifestó que estará siempre abierto al diálogo para sobrellevar este momento difícil que atraviesa Bolivia. Como Iglesia queremos colaborar para que todo marche en beneficio del país”, expresó.

“Con cualquier gobierno buscamos el bienestar de todos los bolivianos. Queremos colaborar en la medida de lo posible en este momento y esperamos seguir aportando”, agregó Pesoa.

Misas

Asimismo, Pesoa afirmó que en las regiones donde haya cuarentena con riesgo moderado evaluarán la reanudación de las celebraciones cristianas, para lo cual se tomarán en cuenta todas las medidas de bioseguridad.

“Vamos a ver en qué ciudades es posible realizar misas”, aseveró.