En los últimos días, integrantes del Foro de Madrid llegaron a Bolivia para apoyar a la exsenadora Jeanine Añez, quien cumple detención por autoproclamarse presidenta del Estado Plurinacional de Bolivia.

Pero ¿alguien sabe qué es el Foro de Madrid? Sí, la mayor parte de los políticos de Latinoamérica saben que es el grupo que aglutina a la ultraderecha europea, que tiene un solo objetivo que es mantener los privilegios que les permitió adueñarse de la voz de varios países, como ocurrió con España, donde su presencia es con el partido Vox.

Los representantes del Foro de Madrid llegaron a Bolivia no para apoyar a Jeanine Añez, sino para tratar de limpiar su presencia durante el golpe de Estado de 2019, que ellos apoyaron mediante sus medios de comunicación y sus eurodiputados que vinieron y se reunieron con los ministros golpistas como Arturo Murillo y con la dictadora Añez.

Ahora el Foro de Madrid vuelve a inmiscuirse en la política local y trata de amedrentar a la justicia que falló en contra de Añez declarándola culpable por todos los hechos que ocurrieron antes de que se dé el golpe de Estado.

El Foro de Madrid en los últimos días suscribió un convenio con la agrupación del gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, demostrando que la ultraderecha tiene un grupo de parlamentarios pertenecientes a la agrupación ciudadana Creemos, quienes se identifican con este grupo ultraconservador.

Pero el Foro de Madrid no solo está integrado por este grupo de asambleístas, también es parte de este grupo Carlos Sánchez Berzaín, quien arremete con todo contra los países progresistas.

El Foro de Madrid está en contra del desarrollo de Bolivia, va en contra de la nueva Constitución Política del Estado, similar a la que ahora se elabora en Chile, estuvo en contra de la elección de Petro en Colombia, apoya los embargos a Venezuela, Cuba y otros países de línea progresista a los cuales menosprecia y cataloga como naciones con dictaduras, por lo que no respeta el voto de los ciudadanos y es por eso que apoya a todos los golpes de Estado que se generaron en América y en otras latitudes del mundo.

Para el Foro de Madrid la visión de mundo es que los pobres sean más pobres y que los ricos lleguen a dominar a las naciones para seguir gozando de sus privilegios y mantener sus negocios para la privatización de las empresas y el potenciamiento de unos cuantos clanes familiares.

Esta injerencia que se está generando en Bolivia no es tomada bajo ese concepto por la oposición boliviana que habla el mismo lenguaje de represión y la toma del poder por la fuerza, como pasó en 2019.

El país debe estar atento a que no articulen o financien a grupos de choque como la Resistencia Juvenil Cochala o la Unión Juvenil Cruceñista, dos bandas parapoliciales que deben ser desarticuladas por el Estado para evitar hechos luctuosos como ocurrieron en noviembre de 2019.

LinkedIn