CBN_8230

 

Ángela Márquez / Entrevista a Mónica Coelho, viceministra de Gestión Comunicacional – Especial

La viceministra de Gestión Comunicacional, Mónica Coelho, ratificó el interés del Gobierno nacional, encabezado por la presidenta Jeanine Áñez, en el desarrollo social y moral de los jóvenes, al referirse al 2º Encuentro Mundial Cultural Bolivia 2020, que se desarrolló en Santa Cruz y fue organizado por la Fraternidad Internacional de Jóvenes (IYF-International Youth Fellowship).

¿Cuál fue la razón por la que apoyaron el evento?

En diciembre nos visitaron representantes de la  Fraternidad Internacional de Jóvenes para que nosotros de alguna manera apoyemos su iniciativa. Me llamó mucho la atención porque nuestro gobierno actualmente está incentivando las iniciativas de los jóvenes bolivianos, y era un evento en el que la esencia son los valores humanos, valores de la familia, de la sociedad, valores que se perdieron en el transcurso de los años.

Es preciso recalcar que por la era de las nuevas tecnologías, esos valores se han ido perdiendo, ya que nuestros jóvenes, nuestros niños, los han reemplazado por el uso de la tecnología, reflejado en los teléfonos celulares, internet, las redes sociales. Los  juegos que se practicaban cuando éramos jóvenes, juegos de casa, juegos de barrio, se han perdido;  eso fue lo que me explicaron cuando vinieron a visitarme, y yo no dudé en apoyarlos.

¿Cómo se apoyó al encuentro?

La forma de apoyarlo fue darle cobertura al evento, promocionarlo, también se creó una alianza con el Ministerio de Culturas con el mismo propósito; los dos ministerios apoyaron al evento.

¿Existió algún aporte económico?

Nosotros, como Ministerio de Comunicación, no hicimos ningún aporte económico, el apoyo que se hizo fue el de promocionar el evento, hacer la cobertura con nuestros medios, pero monetariamente nada, y esto lo hicimos con el afán de incentivar a nuestra juventud.

¿Qué le pareció el evento mundial cultural que se desarrolló en Santa Cruz, donde participaron más de 2.000 jóvenes?

Asistieron jóvenes de diferentes países, y de Bolivia fueron bastantes; había conferencias formativas de motivación, liderazgo, además de la presentación cultural tanto de danzas —con la música folklórica de cada región— como de taekwondo —como una disciplina deportiva—; ellos fueron los protagonistas, sin dejar de mencionar las jornadas deportivas que se tuvo durante los tres días.

La noche del 6 de febrero asistió nuestra presidenta Jeanine Áñez, que inauguró formalmente el evento en el salón Guarayo de la Feria Exposición de Santa Cruz; asistió bastante cantidad de gente; un evento cultural que duró como tres horas, con grupos de baile de cada región, aunque el número principal fue la presentación del Coro Gracias y el Concierto de Verano, que estuvo extraordinario.

El 7 de febrero continuaron los eventos que estaban programados y además las conferencias magistrales del pastor fundador Ock Soo Park.

¿Qué le pareció su encuentro con el fundador de la IYF?

Ock Soo Park llegó el 6 de febrero, fuimos a recibirlo con todo gusto, no habla castellano, pero tenía su traductora. El señor desprendía carisma, yo creo que es por los años, por la experiencia que tiene de incentivar a los jóvenes y de interrelacionar las culturas mundialmente.

IYF tiene tres pilares que son unión, cambio y desafío. ¿Fue una casualidad que el lema que lanzó el Gobierno sea “Unir para sanar”?

Ellos tienen un eslogan que es “Unir entre los jóvenes, unir el mundo”, pero nosotros casualmente tenemos nuestro lema que es “Unir para sanar”; entonces, las dos palabras, las dos acciones tanto de la fundación como la de nuestro Gobierno se entrelazó sin querer, porque “Unir para sanar” es el eslogan que nos llevó a pacificar Bolivia, que estaba muy convulsionada, pero gracias a Dios se consiguió pacificar.

¿Cuál es el mensaje que da a los jóvenes bolivianos?

Hoy nuestra juventud es nuestro presente, no es nuestro futuro; en esta coyuntura los jóvenes han tenido una participación loable, una participación que me atrevería a decir que lleva la rienda en todo sentido, tanto en la familia, en el hogar, dando buenos ejemplos; hoy tendrían que participar en este momento político porque ellos se han liberado, se han manifestado en las calles. Hay que recomendar a nuestros niños, jóvenes, que no pierdan los valores, que no pierdan lo que hemos heredado de nuestros  padres, que es la honestidad, la humildad. Yo creo que el joven que es humilde, sale adelante, brilla con luz propia.

Perfil

Mónica Coelho es máster en Business Administration (MBA) con mención en Dirección y Gestión Empresarial.

Se formó como comunicadora social en la Universidad Católica Boliviana San Pablo.