Infografía: Javier Pereyra

Bolivia Digital

La mayoría de los 339 gobiernos municipales de Bolivia no cumplieron las disposiciones gubernamentales en sentido de disponer parte de sus presupuestos para contrarrestar la pandemia del coronavirus. Dejaron esa responsabilidad a las autoridades de Gobierno o departamentales.

«Eso es fruto de que se acostumbró a los gobiernos subnacionales a esperar que sean las autoridades de Gobierno quienes asuman la responsabilidad, como se hacía en el anterior gobierno cuando ‘se estiraba la mano’ a la Unidad de Proyectos Especiales (UPRE), la que ejecutaba todos los programas como del ‘Bolivia Cambia Evo Cumple’, ahí se los planificaba, ejecutaba y entregaba”, sostuvo el comunicador y responsable de Comunicación de la Gobernación de La Paz, Édgar Ramos.

Según Ramos, las autoridades municipales “están controladas en un 70%, aproximadamente, por representantes del MAS que no han podido ejercer su autoridad para controlar la propagación del virus”, dijo.

Aquello se puede deducir debido a que en Bolivia los 339 municipios apenas ejecutaron el 12% de sus presupuestos, de los cuales una gran mayoría “no pudo ejercer autoridad para controlar el coronavirus, con excepción de municipios del eje central que destinaron parte de sus recursos para contrarrestar la propagación de esta pandemia”, dijo Ramos.

El último informe del Viceministerio de Presupuesto y Contabilidad Fiscal revela que la ejecución presupuestaria de los gobiernos municipales entre enero y marzo es de Bs 2.581.156.686,67, toda vez que el presupuesto vigente es de Bs. 21.469.351.218,11, lo que significa que se ejecutó solo el 12% del total de su presupuesto a nivel nacional.

En enero los 339 municipios del país ejecutaron 479.732.334,95 (2,23%), en febrero 963.228.661,15 (4,48%) y en marzo 1.138.195.690,57 (5,30%). En esta referencia de cuentas no está incluida los esfuerzos que hacen algunos municipios como los del eje central que han destinado recursos para combatir la pandemia que en Bolivia ha cobrado la vida de 14 personas y tiene infectadas a 194 confirmados y 178 activos.
Ramos expresó que “hay una debilidad en todos los gobiernos municipales del país, en especial en los que están dirigidos por el MAS, porque de los 339 gobiernos municipales el 70% son alcaldes de ese partido político y no están ejerciendo su autoridad legítima para controlar las cuarentenas. Los municipios solo debían encargarse de hacer solo el proyecto que no cuesta mucho».

Sostuvo que ese panorama se presenta porque las autoridades ediles no están acostumbradas a realizar inversiones de riesgo o delicadas a combatir epidemias. “Siempre han pedido al Gobierno central que se los haga todo”, acotó.

Normativa

El Decreto Supremo 4174 autoriza a entidades territoriales autónomas a realizar gastos directos y modificaciones presupuestarias y tomar las medidas necesarias para responder eficazmente ante la emergencia sanitaria por el virus.

La mencionada norma, promulgada el 4 de marzo de 2020, en su artículo primero señala que tiene como objetivo: “Autorizar al Ministerio de Salud, a las entidades territoriales autónomas y a las entidades de la Seguridad Social de Corto Plazo, de manera excepcional, efectuar la contratación directa de medicamentos, dispositivos médicos, insumos, reactivos, equipamiento médico y servicios de consultoría de personal en salud para la prevención, control y atención de la ‘emergencia de salud pública de importancia internacional’ provocada por el coronavirus (COVID-19)”.

Al igual que el decreto supremo 4196, del 17 de marzo de 2020, que declara la emergencia sanitaria y las restricciones respectivas en todo el territorio nacional, define en su disposición final cuarta que: “Con el fin de prevenir la especulación y el agio, los gobiernos autónomos municipales, en el marco de sus competencias y responsabilidades, controlarán la especulación de precios, debiendo constituirse en parte denunciante cuando corresponda”.

“Ahora pasa con la gobernación, todos quieren pedir a la gobernación, como si la gobernación tuviera el presupuesto que no lo tiene”, dijo al mencionar que para este año la Gobernación del Departamento de La Paz es de aproximadamente Bs 220 millones, “que lo vamos a modificar por el tema de salud”.

Responsabilidad de autoridades

Otro problema descrito por Ramos es que las autoridades ediles, en su mayoría, “no están ejerciendo su autoridad legítima para controlar las cuarentenas”. Puso como ejemplo lo sucedido en Patacamaya, donde, como consecuencia de una fiesta, se incrementó el número de casos en esa localidad en la que se presentaron dos nuevos casos (ya suman ocho) y hubo un deceso, según informe del lunes.

“En Cohana, municipio de Pucarani, hace dos semanas se iba a realizar una fiesta en la que las autoridades municipales no dijeron nada. La gobernación tuvo que dialogar con las autoridades originarias y concejales para que la fiesta se suspenda”, recordó.

Por eso sostuvo que la debilidad de los gobiernos municipales, “en especial los del MAS”, “no le dan atención al tema salud, no han hecho inversiones en el tema salud, lo único que hacen son plazas, adoquinados, un aula o un polifuncional, porque eso era un rédito electoral. No era una contribución a la sociedad y es difícil que en la actualidad atiendan al sector salud”, añadió