El Estado boliviano recuperó el control de la cadena de los hidrocarburos el 1 de mayo de 2006. (Foto: Archivo)

Ahora el Pueblo

El 1 de mayo de 2006 marcó un hito en el proceso histórico de Bolivia, cuando el gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS), con el liderazgo del entonces presidente Evo Morales, tomó una de las decisiones más relevantes en favor del pueblo boliviano: la recuperación de los recursos naturales y empresas estratégicas del Estado, que permitió proyectar la industrialización del país.

“La nacionalización, la recuperación de nuestras empresas nos permiten utilizar inclusive esos recursos y transformar el gas, y por eso es que se proyectan importantes proyectos”, destacó el ministro de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina, en una entrevista con la red de medios estatales.

Mencionó la consolidación de emprendimientos como la construcción de la planta de Río Grande (Santa Cruz) de GNL (gas natural licuado), la Planta Separadora de Líquidos Gran Chaco (Tarija), la Planta de Urea y Amoniaco, que está en proceso de reactivación (Cochabamba) y otros como la construcción de una planta de diésel ecológico (Santa Cruz), orientado a la sustitución de las importaciones del combustible, todos con la finalidad de transformar la matriz energética nacional.

Dijo que el Gobierno también trabaja en la reactivación del proyecto de industrialización del litio en el salar de Uyuni (Potosí), el cual tiene funcionando a  la Planta Industrial de Cloruro de Potasio y pronto será inaugurado un centro de investigación, además de la presentación de un plan para el sector.

De acuerdo con Molina, los lineamientos de la política energética que aplica el Gobierno consisten en la universalización de los servicios básicos, la soberanía de los recursos naturales, la seguridad energética, la diversificación de la matriz energética, la consolidación de la industrialización, la eficiencia energética y el fortalecimiento del sector.

La nacionalización de Entel permitió democratizar el acceso a las telecomunicaciones.

Empresas

El Estado tomó el control de la cadena de producción de los hidrocarburos a través de YPFB (Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos), el área de energía con la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel), compañías mineras y las terminales aeroportuarias del país con Sabsa (Servicios de Aeropuertos Bolivianos SA).

La nacionalización de los hidrocarburos (1 de mayo de 2006), mediante Decreto Supremo 2871, denominado Héroes del Chaco, fue el paso fundamental asumido por el expresidente Morales en su primer año de Gobierno.

En ese mismo año, se tomó la decisión de asumir el control de la Empresa Minera Huanuni, y en 2007 de la Empresa Minera Vinto, ambos en el departamento de Oruro, y en junio de 2012 se procedió a la nacionalización de la Empresa Minera Colquiri, en La Paz.

Hasta antes del golpe de Estado, perpetrado en noviembre de 2019, todas las empresas estatales mineras realizaron inversiones y generaron utilidades para el país, además contribuyeron al sostenimiento del bono social Juancito Pinto, según datos de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol).

El 1 de mayo de 2008, el Gobierno del MAS tomó otra importante decisión al nacionalizar Entel, que hasta ese momento era administrada por la italiana Euro Telecom, firma extranjera que privatizó esa compañía en 1996, dejando pocas ganancias para Bolivia.

Como resultado, la telefónica estatal duplicó sus utilidades en beneficio del país, de $us 70 millones a $us 155 millones, recursos que son reinvertidos con la finalidad de democratizar el acceso a las telecomunicaciones, principalmente en el área rural.

En 2010 se dio paso a la nacionalización de cuatro empresas eléctricas: Corani, Guaracachi, Valle Hermoso y la distribuidora Empresa de Luz y Fuerza de Cochabamba (Elfec), que pasaron a tuición de ENDE.

Dos años después, en 2012, el Estado tomó el control de Electricidad de La Paz (Electropaz), Luz y Fuerza de Oruro (Elfeo), Compañía Administradora de Empresas Bolivia (Cadeb) y la Empresa de Servicios (Edeser).

La nacionalización más reciente ocurrió el 18 de febrero de 2013, cuando el Gobierno decidió estatizar las acciones del consorcio español Abertis y Aena en su filial Sabsa, con lo cual pasaron a la administración estatal los aeropuertos de El Alto, Jorge Wilstermann (Cochabamba) y Viru Viru (Santa Cruz), debido a que la firma española no cumplió con su plan de inversiones.

2006

El 1 de mayo se tomó el control de toda la cadena de hidrocarburos, a través del Decreto Supremo 2871 Héroes del Chaco.

El Gobierno nacionalizó la Empresa Minera Huanuni, Oruro, que posteriormente generó utilidades y beneficios para el país.

2007

Se nacionalizó la Empresa Metalúrgica Vinto, ubicada en el departamento de Oruro.

2008

Se recuperó Entel de manos privadas, y se democratizó el acceso a las telecomunicaciones.

2009

El expresidente Morales nacionalizó Air BP, filial de la británica British Petroleum, dedicada a la distribución de combustible en aeropuertos bolivianos.

2010

Pasan a la administración estatal (ENDE) las empresas Corani, Guaracachi, Valle Hermoso y la distribuidora de energía Cochabamba Elfec.

Se nacionalizó la pequeña fundidora de antimonio Empresa Metalúrgica Vinto-Antimonio, filial de la suiza Glencore, que había dejado de operar.

2012

Se expropiaron las acciones de Red Eléctrica Española (REE) de la empresa Transportadora de Electricidad (TDE).

Se decretó la expropiación de las acciones de la española Iberdrola en dos distribuidoras de energía eléctrica en los departamentos de La Paz y Oruro.

2013

Se nacionalizaron las acciones del consorcio español Abertis y Aena en su filial Servicios de Aeropuertos Bolivianos SA (Sabsa), debido al incumplimiento de inversiones.

linkedin